aldea


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con aldea: aldea global

aldea

(Del ár. ad-day'a, finca rústica, cortijo.)
s. f. ADMINISTRACIÓN Pueblo pequeño que suele depender administrativamente de otro mayor su padre nació en una aldea pasiega.

aldea

 
f. Pueblo de corto vecindario y, por lo común, sin jurisdicción propia.
aldea global Concepción del mundo como un espacio en el que lo cultural, económico, político y social es compartido por todos los ciudadanos, gracias a la difusión inmediata de la información a través de los medios de comunicación.

aldea

(alˈdea)
sustantivo femenino
pueblo pequeño con pocos habitantes En la aldea hay pocos servicios.
Sinónimos

aldea

sustantivo femenino

aldea:

pueblolugar,
Traducciones

aldea

village

aldea

Dorf

aldea

dorp

aldea

ALDEIA

aldea

قريت

aldea

aldea

aldea

landsby

aldea

הכפר

aldea

aldea

หมู่บ้าน

aldea

SFsmall village, hamlet
Ejemplos ?
Analquer estaba mucho más sorprendido. A medida que penetraban al corazón de la aldea empezó a azorarse, presa de un pasmo que le aplastaba por entero.
Entonces en la lejanía logré distinguir los elevados picos de unas montañas que por la oscuridad reinante se veían más lúgubres que la aldea.
Mompox “inculcaba” al pueblo, según el Padre Lozano, que “el poder del Común de cualquier república, ciudad, villa o aldea”…”era más poderoso que el mismo rey”.
Cuando repique la libertad y la dejemos repicar en cada aldea y en cada caserío, en cada estado y en cada ciudad, podremos acelerar la llegada del día cuando todos los hijos de Dios, negros y blancos, judíos y cristianos, protestantes y católicos, puedan unir sus manos y cantar las palabras del viejo espiritual negro: "¡Libres al fin!
Eran los amos de la aldea, los dueños de la quinta; un caballero de barba gris, una dama cuarentona, muy retocada, de traje de percal incrustado de entredoses, sombrero y sombrilla de encaje negro.
Formadas en fila, las mujeres siguieron al cantero, y apenas fuera de la casa, alzaron las voces, el griterío obligado en todo entierro de aldea, lúgubre cuando acompañan a un adulto, regocijado cuando se trata de un niño.
En una palabra: cumplimos todos nuestros preparativos al pie de la letra, y a las dos de la madrugada, diez minutos después de la ceremonia, me encontré en un coche cerrado con madame Lalande, valga decir, con la señora Simpson, dirigiéndonos velozmente hacia las afueras de la ciudad. Habíamos decidido que efectuaríamos nuestra primera parada en C..., aldea que se hallaba a unas veinte millas de la ciudad.
Mompox “inculcaba” al pueblo, según el Padre Lozano que “ el poder del Común de cualquier república, ciudad, villa o aldea ”… “ era más poderoso que el mismo rey ”.
Había algo en ella de todos los ecos que nutren de aire los cóncavos huecos, y nacen y expiran en él sin cesar; murmullo de arroyo que va entre espadañas, de ráfaga errante que zumba entre cañas, de espuma flotante que hierve en el mar: sentido lamento de tórtola viuda, rumor soñoliento de lluvia menuda, de seca hojarasca de viejo encinar; de gota que en gruta filtrada gotea, de esquila del alba de gárrula aldea, de oculto rebaño que marcha en tropel, de arrullo de amante perdida paloma, de brisa sonante cargada de aroma, de abeja brillante cargada de miel.
3º.- La inscripción de cada persona contendrá los datos siguientes: a) el número de orden que corresponda al asiento; b) lugar y fecha; c) nombre del vecino, apellidos paternos y maternos, si fuere hijo legítimo o natural, y sólo el materno, si fuere hijo ilegítimo; en el primer caso en el orden en que los use el interesado; d) lugar de nacimiento y nacionalidad; e) nombres y apellidos de los padres; f) el estado civil, y si fuere casado, el nombre del cónyuge; g) si sabe leer y escribir; h) profesión u oficio; i) la residencia, expresando la ciudad, cantón, aldea...
agando sin rumbo, Juncio y Analquer, de la tribu de los soras,arribaron a valles y altiplanos situados a la margen del Urubamba, donde aparecen las primeras poblaciones civilizadas de Perú. En Piquillacta, aldea marginal del gran río, los dos jóvenes salvajes permanecieron toda una tarde.
uentan que en un tiempo muy lejano el rey decidió pasear por sus dominios, que incluían una pequeña aldea en la que vivía un molinero junto con su bella hija.