aldaba


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con aldaba: MSN

aldaba

(Del ár. ad-dabba, picaporte, cerrojo.)
1. s. f. Pieza de metal que se fija a la puerta de una casa para llamar golpeando con ella golpeó varias veces la aldaba del convento, pero nadie salió a recibirle. llamador
2. Pieza de metal que se fija a una pared para atar a ella una caballería.
3. Pieza alargada de metal o madera, para sujetar cerrados los postigos o las puertas el vendaval rompió las aldabas de las ventanas.

aldaba

 
f. Pieza de hierro o bronce que se pone en las puertas para llamar.
Pieza, gralte. de hierro, fija en la pared para atar en ella una caballería.
Barreta de metal o travesaño de madera con que se aseguran, después de cerrados, los postigos o las puertas.
Aldabilla.
Agarrarse uno a, o tener, buenas aldabas. loc. Arrimarse a una buena protección o contar con ella.
Sinónimos

aldaba

sustantivo femenino
llamador, picaporte, aldabón, balda (Aragón y Valencia). aldabas
Traducciones

aldaba

bolt, knocker

aldaba

battente

aldaba

SF
1. (de puerta) → knocker, door knocker; (para caballo) → hitching ring
tener buenas aldabasto have friends in the right places
2. aldabas (= tetas) → tits
Ejemplos ?
Manuel se recarga en el asiento del coche, se queda dormido, se desdobla y flota hasta la casa, que ahora sí está, hace sonar la aldaba sobre la puerta, le abre Chema sin invitarlo a pasar, Manuel se queda esperando, hasta que Chema le dice que si quiere pasar otra vez ya tendría que venir todos los jueves, que así funcionaba, le dice, ―nos juntamos un grupo de personas, todos los jueves, como hoy―, ―bueno, me gustaría conocerlas―, ―el problema es que si tu decides venir, tienes que venir todos los jueves―, ―bueno, está bien, cuanto, ¿un año?, ¿un mes?―, ―no, todos los jueves―, ―¿se refiere a todos los meses?
Entrado en la aldea, busca de Alvargonzález la casa, y ante su puerta llegado, sin echar pie a tierra, llama. II Los dos hermanos oyeron una aldaba a la puerta, y de una cabalgadura los cascos sobre las piedras.
Yo entonces cerré la puerta de la cámara y echele la aldaba, y echeme sobre una camilla que estaba cerca de los quicios de la puerta.
Pero, antes que hubiese tocado el cerrojo que buscaba, Farruco, rápido como un rayo, la ciñó con el nudo corredizo, tiró y amarró la mano, ahorcada y contraída, a la fuerte aldaba de la puerta, al mismo cerrojo que quería descorrer.
Vea usted -continuó mister Micawber, inclinando la cabeza-, vea usted el King's Bench, el lugar donde por primera vez durante muchos años la dolorosa carga de compromisos pecuniarios no ha sido proclamada cada día por voces inoportunas que se negasen a dejarme salir; donde no había a la puerta aldaba que permitiera a los acreedores llamar; donde no exigían ningún servicio personal, y donde aquellos que os detenían en la prisión tenían que esperar en la puerta.
Alceme presurosa para abrir al Esposo que esperaba, y mirra muy preciosa mi mano destilaba, que corrió por los gonces de la aldaba.
Miróle el juez de soslayo, Y por bajo de las cejas Chispeándole los ojos, Tomó a espacio la escalera. Oyéronse sus pisadas Irse alejando por ella, Y oyóse alzar la aldaba Y el golpe que dio en la puerta.
Además, todo esto no le impedía brillar con una limpieza exquisita. La vieja aldaba de la puerta, en medio de las guirnaldas de flores y frutos tallados que la rodeaban, brillaba como un estrella.
La puerta tenía aldaba; pero el ruido no era de la aldaba: era una mano la que había llamado, y muy abajo, como si fuera un niño el que quería que le abrieran.
—Sí, señora; estése queda Asió el mancebo la aldaba, mas la había alzado apenas, cuando un espantoso golpe venció la puerta por fuera.
Acá, señor, nos le traen.” Y ciertamente, cuando mi amo esto oyó, aunque no tenía por qué estar muy risueño, rió tanto que muy gran rato estuvo sin poder hablar. En este tiempo tenía ya yo echada la aldaba a la puerta y puesto el hombro en ella por más defensa.
Delante de una al tenerse, que de palacio blasona, «Ésta es», dijo, y en la puerta la mano atrevida posa. Mas no bien dentro del patio el son de la aldaba dobla, corriendo dentro un cerrojo, un hombre al dintel asoma.