alcaide

(redireccionado de alcaides)
También se encuentra en: Sinónimos.

alcaide, sa

(Del ár. al-qa'id, capitán, jefe militar.)
1. s. HISTORIA Director de un establecimiento penitenciario el alcaide extremó las medidas de seguridad.
2. HISTORIA Persona que se encargaba de la guardia y defensa de algún castillo o fortaleza.

alcaide

 
m. El que tenía a su cargo la guarda y defensa de una fortaleza.
El que en las cárceles custodiaba a los presos.

alcaide

(al'kajðe)
sustantivo masculino
director de un centro penitenciario el alcaide de la cárcel
Sinónimos

alcaide

sustantivo masculino
castellano (de un castillo).
Traducciones

alcaide

governor, warden, prison governor, castellan, jailer, warder

alcaide

warden

alcaide

Warden

alcaide

Warden

alcaide

Warden

alcaide

Warden

alcaide

舍监

alcaide

舍監

alcaide

Warden

alcaide

Warden

alcaide

SM (Hist) [de castillo] → governor; [de cárcel] → warder, guard (EEUU), jailer
Ejemplos ?
Es famoso por ser el puente más llamativo de la provincia debido a su extraña arquitectura. Ruinas de la ciudad de perdida de Zamora de los Alcaides.
ratado de Granada 1492 fue un tratado de paz entre los, y el ultimo Primeramente, que el rey moro y los alcaides y alfaquís...
A los Infantes, Prelados, Duques, Marqueses, Condes, Ricos-hombres, Priores, Comendadores de las Órdenes y Subcomendadores. Alcaides de los Castillos...
El solo lapso de este término constituye responsables a la autoridad que la ordena o consiente, y a los agentes, ministros, alcaides o carceleros que la ejecuten.
Más Alcaides he tenido Que el castillo de Milán, Más guardas que Monumento, Más hierros que el Alcorán, Más sentencias que el Derecho, Más causas que el no pagar, Más autos que el día del Corpus, Más registros que el Misal, Más enemigos que el agua, Más corchetes que un gabán, Más soplos que lo caliente, Más plumas que el tornear.
Ni es de extrañar que esto sea, porque en los tiempos que alcanza, los obispos son alcaides, y sus palacios son plazas; no pagan pecho a sus reyes, mantienen a sueldo lanzas; antes de prestarle ayuda, juzgan despacio su causa, y como más les va en ello le acuden o se desmandan; y viven entre placeres con familiares y damas.
Los alcaides y carceleros que no reciban copia autorizada del auto de formal prisión de un detenido, dentro de las setenta y dos horas que señala el artículo 19, contadas desde que aquél esté a disposición de su juez, deberán llamar la atención de éste sobre dicho particular en el acto mismo de concluir el término, y si no reciben la constancia mencionada, dentro de las tres horas siguientes lo podrán en libertad.
Que sus altezas y sus sucesores para siempre jamás dejarán vivir al rey Abí Abdilehi y á sus alcaides, cadís, meftís, alguaciles, caudillos y hombres buenos y á todo el comun, chicos y grandes, en su ley, y no les consentirán quitar sus mezquitas ni sus torres ni los almuedanes, ni les tocarán en los habices y rentas que tienen para ellas, ni les perturbarán los usos y costumbres en que están.
Que sus altezas mandarán que en ningun tiempo se tomen al rey Ahí Abdilehi ni á los alcaides, cadís, meftís, caudillos, alguaciles ni escuderos las bestias de carga ni los criados para ningun servicio, si no fuere con su voluntad, pagándoles sus jornales justamente.
Que el rey Abdilehi y sus alcaides, cadís, alfaquís, meftís, alguaciles, sabios, caudillos y escuderos, y todo el comun de la ciudad de Granada y del Albaicin y arrabales, y de la Alpujarra y otros lugares, serán respetados y bien tratados por sus altezas y ministros, y que su razón será oida y se les guardarán sus costumbres y ritos, y que á todos los alcaides y alfaquís les dejarán cobrar sus rentas y gozar de sus preeminencias y libertades, como lo tienen de costumbre y es justo que se les guarde.
Los alcaides de las fortalezas y castillos, y quién los posee, y lo que valen las alcaldías, sus salarios y aprovechamientos y las preeminencias que tuviesen.
La infracción de esta disposición hace responsable a la autoridad que ordene la detención, o la consienta, y a los agentes, ministros, alcaides o carceleros que la ejecuten.