alborotarse

alborotarse

(alβoɾo'taɾse)
verbo transitivo
1. alarmarse una persona Se alborotaba por nada.
2. moverse y desordenarse una cosa alborotarse el mar
Traducciones

alborotarse

riot
Ejemplos ?
Minutos después de que ella reclamara, otra mujer empezó a alborotarse por el mismo asunto, y los médicos las amenazaron con llamar a la policía para que se las llevaran por calumniar al personal del hospital, así que ambas se quedan calladas y deciden no cambiar a las niñas si no era por trámites legales, y deciden ponerles el mismo nombre por si algún día las cambiaban de nuevo.
En agosto de 1809 volvieron a alborotarse los ánimos ante la invasión napoleónica a España, y el miércoles 8 Salinas acude nuevamente a una reunión en la casa de Francisco Javier de Ascázubi, donde se convino en dar el golpe al gobierno español durante la madrugada del viernes 10.
Al transcurrir los años, y con el antecedente de Juan de Ayolas, comenzaron a surgir falsos rumores de que Irala había muerto a manos de los aborígenes, por lo cual empezó a alborotarse la población asuncena hasta que se provocó una revuelta en 1547 en donde depusieron al teniente de gobernador general de Asunción, el capitán Francisco de Mendoza, para ser suplantado por medio de una votación popular por el capitán Diego de Abreu, el 12 de noviembre del mismo año, y quien una vez en el poder, terminaría por deponer al gobernador interino Irala ya que se lo suponía fallecido, obligando a asumir al frente de la gobernación, al capitán Gonzalo de Mendoza quien se negaba a aceptarla.
Ante la rota luna que colgaba en la falleba de la ventana de la cocina, por no tener en su alcoba suficiente luz, sonrió a su imagen, barnizada de frescura, con la nota carminosa de los labios, turgentes de savia como un capullo de rosa colorá. Todo en ella quería alborotarse, quería la expansión de mocedad verde y golosa de los sabores del vivir.
¡Todo un comendador de la Merced asesinado! Háganse ustedes cargo de si tenía o no el vecindario motivo legítimo para alborotarse.
Y ancí escuricía y creyýan que abía de murir y escoricir y caer en tierra el clips de la luna y ancí hazían gritar a la gente y a los perros y tocauan tanbores y alborotarse la gente.
El presidente, que veía que su miembro empezaba a alborotarse, mandó a los dos muchachitos a su lugar y, volviendo a tenderse cerca de Constanza que, por linda que fuera sin duda no lo excitaba tanto, ordenó por segunda vez a Duelos que prosiguiera, la cual obedeció al punto en los siguientes términos: Fui al encuentro de mi pequeña compañera.
Así luchando brazo a brazo, y recibiendo siete puñaladas más el comendador, salieron al claustro, que empezaba a alborotarse con los gritos de la víctima.
Entonces la muchedumbre de zapateros empezó a alborotarse y a gritar que tenía razón; pero la gente del campo se opuso vivamente.