alborada


También se encuentra en: Sinónimos.

alborada

1. s. f. Tiempo del amanecer en que no se ve el sol, pero brillan sus rayos en el horizonte a la alborada salieron los excursionistas hacia el norte. alba
2. LITERATURA Composición poética o musical dedicada al amanecer.
3. MILITAR Toque militar que se ejecuta al amanecer.
4. MILITAR Acción de guerra que tiene lugar al alba.

alborada

 
f. Tiempo de amanecer.
Toque o música militar al alborear.
Música al amanecer y al aire libre, para festejar a alguien.
Composición poética o musical destinada a cantar en la mañana.
Sinónimos

alborada

sustantivo femenino
1 albada.
2 diana.
Traducciones

alborada

dawn, reveille

alborada

SF (= alba) → daybreak, dawn (Mil) → reveille (Mús) (poét) → aubade, dawn song (Méx) (Rel) → night procession
Ejemplos ?
El aliento del ecuador enrojece las brumas del Océano... Los hielos sonríen por todas partes al recibir las caricias de la primera alborada...
XIV Cuando la noche toda en la cansada labor tuvisteis vuestros ojos fijos, y, al venceros el sueño a la alborada, fuerzas os dio posar vuestra mirada en los dormidos hijos.
Gallardo Añasco Música de: Zulemma Blacio Galarza CORO Bello día ya vemos clarear a la luz de esplendente alborada; de la noche de sombras poblada, áureo sol en el cielo brillar.
Después, el ronco estallido de rotas cuerdas se oyó; un remolino pasó batiendo el rancho cercano; y en el circuito del llano todo en silencio quedó. Luego, inflamando el vacío, se levantó la alborada, con esa blanca mirada que hace chispear el rocío.
Inmerso entre la ausencia pordiosera, alborada horizontal de su tristeza, nada pudo contener la esencia de sus alas prisioneras...
Otro día, a la alborada, me cantara esta canción: «¿Dónde estás, la blanca niña, blanco de mi corazón?», en laúd con cuerdas de oro y de regalado son, que de par en par me abriera las puertas del corazón.
IV Musa mía campesina, que vives enamorada de la fuente y de la encina, de la luz de la alborada, de la paz de la colina, del vivir de mis pastores, del vibrar de sus sentires, del pudor de sus amores, del vigor de sus decires y el callar de sus dolores...
Mucho más alto que los anchos valles, honda vivienda de la grey humana, mucho más alto que las altas torres con que los hombres a los siglos hablan; mucho más alto que la cumbre arbórea, llena de luz, de la colina plácida; mucho más alto que la alondra alegre cuando en los aires la alborada canta, mucho más alto que la línea oscura que hay de la sierra en la fragosa falda, donde empieza el imperio de las fieras y las conquistas del trabajo acaban...
Una hora ha durado la alborada. Hubo un momento en que me pareció que el sol iba a salir. La cerrazón de niebla que entolda el horizonte amenazaba romperse...
Tú no sufriste ni lloraste nunca: Tu vida, solo ha sido una alborada Teñida, cual las plumas de un flamenco, Por una luz dulcísima y rosada.
CANTO SEGUNDO El día I Y continuando la infeliz historia, que aún vaga como un sueño en mi memoria, veo al fin, a la luz de la alborada, que el rubio de oro de su pelo brilla cual la paja de trigo calcinada por agosto en los campos de Castilla, y con semblante cariñoso y serio, y una expresión del todo religiosa, como llevando a cabo algún misterio, después de un -¡Ay Dios mío!-, me dijo señalando un cementerio: -¡Los que duermen allí no tienen frío!
Al latir enhiesto de su tugurio agitado, tumulto de hogueras viandantes, sin saber por qué caminos palpitarse, revuelto en sus extravíos, el corazón que lo alzaba encerró su pánico entre la soledad... Indestructible alborada doliente de la bifurcación...