albigense

albigense

1. adj. De Albi, ciudad de Francia.
2. s. m. y f. Persona natural de esta ciudad.
3. adj./ s. m. y f. RELIGIÓN Que profesaba una doctrina herética que tuvo su principal asiento en la ciudad de Albi en el s. XII.

albigense

 
adj.-com. De Albi.
hist. relig. Díc. del cátaro hereje que en los ss. XII y XIII existió en el Mediodía de Francia. Las doctrinas de los albigenses, de origen maniqueo, negaban la eficacia de los sacramentos y condenaban el culto externo, la jerarquía eclesiástica y la posesión de bienes por el clero.
Ejemplos ?
El rey es representado en la villa por su baile. 1209: El obispo católico (Gévaudan) conquista Millau para la iglesia católica durante la Cruzada contra la herejía albigense.
Su sucesor, su hijo Amaury será incapaz de hacer frente a esta revuelta general y restituirá poco a poco las tierras conquistadas en la cruzada de Albigense.
Bernart es único entre los compositores seculares del siglo XII por la cantidad de su música que ha sobrevivido: de sus 45 poemas, 18 tienen su música intacta, una circunstancia inusual para un trovador (la música de los troveros tuvo una probabilidad más alta de sobrevivir, atribuida generalmente a que ellos sobrevivieron a la cruzada albigense, que dispersó a los trovadores y destruyó muchas de sus fuentes).
Esta devoción tomó el nombre de «Salterio de la Virgen». Su popularidad y desarrollo se dio durante el siglo XIII, cuando surgió el movimiento albigense.
La canción «Montségur» fue inspirada por las vacaciones que Bruce Dickinson pasó en su estancia cerca de Montsegur, el último bastión de los cátaros arrasado por la cruzada albigense en 1244.
Durante la Cruzada albigense, el Ejército francés liderado por Simón de Montfort atacó y saqueó las principales ciudades que acunaban la cultura occitana, invadiendo el territorio del Conde de Tolosa Ramón VI.
1265) miembro de la Casa Trencavel, buscará en vida recuperar las posesiones que la cruzada albigense había expoliado a su padre, Ramón Roger Trencavel.
En 1217, Beranger de Arques figura entre los allegados de Guilhem de Peyrepertuse, señor faidit (albigense desterrado) de Arques.
Tras desembarcar en Brindisi, Federico logra derrotar a las fuerzas pontificias y lombardas expulsándolas de los territorios imperiales y firmando, en 1230, la Paz de San Germano por la que a cambio de que el Papa revocara su excomunión, el emperador aseguraba a la Iglesia sus posesiones territoriales; poco después, en febrero de 1231, Gregorio IX da estatuto jurídico a la Inquisición, en un principio creada transitoriamente apenas unos años antes para combatir el Catarismo o herejía albigense.
El relato justifica la cruzada contra los cátaros y exalta a Simón como un héroe, perfecto cristiano y guerrero de Cristo. Se convirtió en la visión oficial francesa de la cruzada albigense.
La influencia provenzal llegó fundamentalmente por tres vías: A través de Barcelona, lugar de tránsito obligado de todas las aportaciones culturales occitanas (incentivado además por la emigración que provocó en 1213 la derrota de la herejía albigense).
Martin es un ávido estudioso de la Europa medieval y ha dicho que la Guerra de las Rosas, junto con muchos otros eventos en Europa durante la Edad Media (como la cruzada albigense), han inspirado la saga.