albarrana

(redireccionado de albarranas)

albarrana

 
f. V. torre albarrana.
Ejemplos ?
IX Vendrá luego una ensalada de cebollas albarranas, con mucha estopa picada y cabezuelas de ranas; vinagre vuelto con hiel, y su aceite rosado, en un casquete lanzado, cubierto con un broquel.
Siguiendo las investigaciones de Juan Eslava Galán, el recinto amurallado, de tapial con alternancia de ladrillo, describía una forma trapezoidal e integraba en su recorrido torreones, que en las esquinas se definían como torres albarranas octogonales.
A menudo se confunde con la Torre del Alpéndiz, que se sitúa cercana a la puerta del Alpéndiz, cercana a los restos de la iglesia de Santa María de Calatrava, pero hay cada vez más autores que identifican la Torre de Espantaperros con la Torre de la Atalaya y sitúan la «torre del Alpéndiz» como la torre que servía de defensa a la «Puerta del Alpéndiz», que sirve en la actualidad de edículo y se ha conocido tradicionalmente como sala de autópsias del antiguo Hospital Militar de Badajoz. Sigue la costumbre del arte militar almohade de construir torres albarranas poligonales.
El acceso al interior del castillo se realiza por dos puertas protegidas por enormes Torre albarrana torres albarranas de planta pentagonal, con esbeltos arcos apuntados de más de diez metros de altura en la clave, y tres postigos muy disimulados, construidas con mampostería y ángulos de sillares que conservan numerosas inscripciones lapidarias, entre ellas una estrella de cinco puntas.
Lo demás va protegido a largas distancias, como de 40 m, término medio, por torres albarranas, en forma de semicírculo prolongado, cuyo ancho es de 9 m; la saliente.
A diferencia de las torres adosadas de la época, que suelen sobresalir poco o nada sobre la muralla principal y cuyo cuerpo suele ser prismático y de planta rectangular, las albarranas destacan sobre las otras por su mayor importancia formal y por su mayor elevación, que hacen de ellas un bastión defensivo difícil de conquistar, ejerciendo además de mirador de largo alcance para observar los movimientos de posibles enemigos.
Ambas torres albarranas están suspendidas sobre el camino de ronda, y aunque son similares, la de la izquierda es maciza, mientras que la de la derecha, en mejor estado de conservación, alberga salas con habitaciones.
Los Cubos son seis torres albarranas semicirculares adosadas a la muralla para su defensa, distantes unos 40 metros unas de otras, semicilíndricas, construidas con canto rodado, de unos 9 metros de anchura y que se comunicaban con un antemuro ya desaparecido.
Parece que en el mismo lugar ya hubo una fortaleza romana, continuada luego en época musulmana, de la que todavía subsiste un importante testimonio en la cerca exterior, que se mantuvo como primera línea de muralla con torres albarranas sobre el arroyo Caganchas.
Muralla y torres albarranas La muralla y las torres albarranas forman el primer recinto amurallado de la ciudad, en las calles Carnicerías, Corredera del Cristo, Charcón, Entretorres y Ronda del Cañillo.
Aparecen complejas puertas con recodos a fin de que los atacantes, al avanzar, dejen uno de sus flancos al descubierto; torres poligonales para desviar el ángulo de tiro; torres albarranas separadas del recinto amurallado pero unidas a él por la parte superior mediante un arco, lo cual permite aumentar su eficacia defensiva respecto a una torre normal, como la Torre del Oro de Sevilla; muros reforzados que discurren perpendiculares al recinto amurallado con objeto de proteger una toma de agua, una puerta, o evitar el cerco completo; barbacanas o antemuros y parapetos almenados.
Igualmente la reconquista de Talavera (Talabayra, con sus 16 torres albarranas y su alcázar) en noviembre de 1083; desde dentro de la ciudad ayudaron los mozárabes talaveranos.