albarda


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con albarda: barbiquejo, jaez

albarda

(Del ár. al-barda'a.)
1. s. f. EQUITACIÓN Pieza principal del aparejo de las caballerías de carga, formada por dos almohadas que se unen por la parte que cae sobre el lomo del animal monta la yegua sin albarda.
2. COCINA Albardilla, loncha de tocino que se pone encima de las aves para asarlas.

albarda

 
f. Pieza principal del aparejo de las caballerías de carga, compuesta de dos a manera de almohadas rellenas, gralte. de paja, y unidas por la parte que cae sobre el lomo del animal.
Sinónimos

albarda

sustantivo femenino

albarda:

enjalmaaparejo, albardilla, montura,
Traducciones

albarda

barde

albarda

basto

albarda

SF (para la carga) → packsaddle (CAm) (= silla de montar) → saddle
albarda sobre albardapiling it on, with a lot of unnecessary repetition
¡como ahora llueven albardas!not on your life!
Ejemplos ?
Labán busca por todos lados, pero no encuentra los ídolos, pues Raquel los había escondido en una albarda de un camello, y se sentó sobre ellos, negándose a levantarse en presencia de su padre.
Tiépolo representa el momento en el que Labán, representado como un anciano, se dirige a su hija Raquel, que se encuentra sentada sobre la albarda de camello debajo de la cual están sus ídolos.
Sin mulos no hace falta herrador, fragüero, cuadra, ni pajar. Se acabaron los largos viajes a Guadix subidos en el carro o en la albarda del mulo, la Autedia da comodidad y rapidez.
Esta denominación tiene su origen en una curiosa historia según la cual, un día encontraron en un pilón del pueblo (Actual parque del Príncipe de Asturias) la albarda de una caballería boca abajo y les pareció ser una ballena, por lo que el pueblo decidió incluso cazarla.
La vela y centinela de la venta, la burla de la pundonorosa Maritornes, la disputa del yelmo y la albarda, la refriega con los cuadrilleros, el reconocimiento de don Fernando y Cardenio, la aclaración de la intriga y su desenlace, y la jaula, por fin, en que restituyen los enmascarados a su lugar al encantado caballero, llenan todo el acto tercero; en la conclusión del cual ha tenido el autor la felicísima idea de herir la cuerda del orgullo nacional, que ha resonado inmediatamente, como era de esperar.
¡Valiente pillo! -Fíjate en el epitafio que le han puesto a don Milón, que no fue sino un borrico con herrajes de oro y albarda de plata.
Con la mitad de esto había más que suficiente pretexto para enviar un hombre al quemadero; mas Balseyra dio tales muestras de compunción, probando hasta la pared del frente que había pecado por tonto y no por judío, que el Santo Oficio, teniendo también en cuenta que la hacienda del reo era pobre bocado, lo sentenció a abjurar de levi y a salir por las calles de Lima en bestia de albarda, con sambenito, coroza, pregonero y espantamoscas.
Predicaba en la iglesia de Santa María de Gracia y decía en el exordio: -Pedir gracia en casa de María de Gracia es albarda sobre albarda.
Ítem, adivinó, sin ser brujo, que los peruleros éramos mansitos de genio y, por ende, susceptibles de soportar cuanta albarda pluguiera a su señoría echarnos a cuestas.
Hínchate, doctor, de paja, que las albardas rellenas no matan tanto, y tendrás hecho tu plato con ellas. Que eres albarda no hay duda, y me remito a la prueba, pues la medicina tuya por ser de albarda está en jerga.
Cuando el escribano se presentó con ellos ante la Real Audiencia, el oidor Bravo de Saravia murmuró a la oreja de sus compañeros Hernando de Santillán y Mercado de Peñalosa: -Este belitre de Avendaño no es para silla ni para albarda.
Sacudiéndose los efectos del tremendo golpe sobre su cabeza, Grignr descargó su filo manchado de escarlata contra la tosca albarda del soldado, resonando inofensivamente a la izquierda de su oponente.