alarife

(redireccionado de alarifes)

alarife

1. s. m. CONSTRUCCIÓN, OFICIOS Y PROFESIONES Arquitecto o maestro de obras.
2. CONSTRUCCIÓN, OFICIOS Y PROFESIONES Albañil, obrero de la construcción.
3. Amér. Persona inteligente, conocedora.
4. Argent. Persona pícara o astuta.

alarife

 
m. Arquitecto o maestro de obras.
Albañil.
(Argent.) Persona lista y avisada.
Traducciones

alarife

SMF
1. (Constr) (= arquitecto) → master builder; (= albañil) → bricklayer
2. (Cono Sur) (= tipo listo) → sharp customer; (= mujer de vida alegre) → loose woman
Ejemplos ?
Es en los ábsides donde precisamente los alarifes demostraron su maestría con el ladrillo por la gran variedad de combinaciones, pues estas estructuras decorativas que se manifiestan en el exterior además de su función estética también tienen una finalidad constructiva, la de contener y moldear el relleno de gran espesor a base de tapial y argamasa.
Pleguezuelo, en su estudio clásico sobre la Cerámica medieval española, observa que el alicatado era resultado de la asociación de dos gremios especializados, alfareros y alarifes, los primeros fabricaban las baldosas vidriadas y polícromas, mientras los maestros albañiles cortaban e instalaban las piezas reunidas siguiendo patrones y diseños convencionales o innovadores.
La iglesia, única parte accesible por los seglares en tanto que espacio de culto público (se celebra una misa semanal, los domingos a las 9,15 h.), perteneciendo las demás dependencia a la clausura de las monjas, fue levantado a finales del primer cuarto del siglo XVII por alarifes ecijanos.
Probablemente durante el reinado de Alfonso VIII de Castilla se produce la primera gran transformación, participando expertos alarifes al gusto mudéjar de la época.
A los alfareros correspondía la conservación de los secretos procesos de coloración y brillo y a los alarifes las habilidades de composición en la decoración de zócalos, pavimentos o revestimientos.
Esta cultura de base alfarera se conservó en la España cristiana y quedó de manifiesto en el arte mudéjar, gracias a los gremios de alarifes moriscos, y se extendería luego por Europa a partir del siglo XIII, fundiéndose con los recursos arquitectónicos importados por las Cruzadas y el comercio con Oriente de la Serenísima República de Génova y la República de Venecia.
Introducida en la Península por los alarifes y alfareros musulmanes, la azulejería tuvo un primer momento de esplendor con el arte mudejar.
En 1712 pertenecía al marqués de Aguilar y los alarifes hacen un informe en el que mantienen que era necesaria una reforma urgente para que no se derrumbara.
Las obras del edificio conventual se iniciaron en las últimas décadas del siglo XV, aunque las intervenciones más importantes se llevaron a cabo en la centuria siguiente Queda algún rasgo de la época de los Reyes Católicos en la base de la espadaña. A lo largo de los siglo XVI y XVII el convento fue sometido a numerosas reparaciones, realizadas por alarifes locales.
Los gremios son: 1 de julio: Gremio de Bajada, 2 de julio: Gremio de señoras y señoritas, 3 de julio: Gremio guadalupano, fe y esperanza, 4 de julio: Gremio de mestizas 1, 5 de julio: Gremio de Jornaleros y labradores, 6 de julio: Gremio de conductores, 7 de julio: Gremio de Zapateros, 8 de julio: Gremio de Panaderos, 9 de julio: Gremio de Alarifes, 10 de julio: Gremio de carpinteros, 11 de julio: Gremio de mecánicos, herreros y choferes, 12 de julio: Gremio Mixto.
El mudéjar aragonés alcanza dos de sus obras cumbres en los ábsides superiores de la Seo y en el muro de la Parroquieta, hecha en colaboración con alarifes sevillanos.
Iglesias construidas tras la conquista de Sevilla en 1248, combinando la arquitectura castellana de los conquistadores con las técnicas de la mano de obra local de los alarifes.