alarido


También se encuentra en: Sinónimos.

alarido

1. s. m. Grito muy fuerte a causa del dolor, terror, rabia, alegría o cualquier otra sensación o sentimiento un profundo alarido rompió la paz de la noche. bramido, chillido
2. MILITAR Grito de guerra al entrar en batalla el alarido de los moros alertó a las tropas cristianas.

alarido

 
m. Grito de guerra de los moros al entrar en batalla.
Grito lastimero en que se prorrumpe por algún dolor, pena o conflicto.

alarido

(alaˈɾiðo)
sustantivo masculino
1. grito desgarrador los alaridos de las víctimas
2. grito fuerte los alaridos de los admiradores
Sinónimos

alarido

sustantivo masculino

alarido:

bufidoclamor, berrido, auillido, chillido, grito, bramido,
Traducciones

alarido

clameur, cri

alarido

urlo

alarido

SMshriek, yell
dar alaridosto shriek, yell
Ejemplos ?
Un alarido ronco, profundo, como de animal herido, salió de la garganta de María Vicenta, al desplomarse al suelo con el ataque de nervios.
¡Es preciso sentir el golpe de esta impresión en plena vida, y el clamor de suprema separación, mil veces peor que la muerte, para comprender el alarido totalmente animal con que el cerebro aúlla el escape de sus resortes!
Vuela adentro, hace añicos la muñeca, avienta los confites, salta, pisotea, pulveriza, epiléptica, posesa. Tista, hasta entonces paralizado, da un alarido de dolor y espanto.
Digo que acababa, porque a mí me parecía siempre estar oyendo el espantoso grito, aquel alarido meníngeo que enloquece a las madres; en realidad, la muerte de mi bien contaba ya ocho meses de fecha.
La niña, transportada, se escurre por la última alcoba. La alegre confusión continúa en la sala. De repente se oye un alarido de dolor, de espanto. Todos se precipitan en tropel.
Yo no sé si el alarido de un epiléptico da a los demás la sensación de clamor bestial y fuera de toda humanidad que me produce a mí.
Tuvo aún fuerzas para arrancarse a ese último espanto, y de pronto lanzó un grito, un verdadero alarido, en que la voz del hombre recobra la tonalidad del niño aterrado: por sus piernas trepaba un precipitado río de hormigas negras.
-exclamó lleno de asombro, al ver a éste, pálido, desencajado, con el hirsuto cabello sobre la frente y en los ojos la expresión de un dolor infinito, sin fondo, sin fronteras; a Joseíto, que flaco, amarillento, habíase tenido que apoyarse un punto contra el quicio de la puerta, como para no caer desplomado, y el cual, de pronto, como si tras el primer momento de estupefacción que en él produjera el trágico espectáculo, hiciera el dolor reaccionar todas sus energías, avanzó impetuoso como un torbellino y, febril, desatentado, con algo aterrador en los ojos, se arrojó sobre la muerta, casi la sacó del ataúd, juntó su rostro al de la muerta querida, y un grito ronco, un a modo de alarido...
Cuando fue el atroz alarbe conocido por la escamosa piel de su coraza, allá do el pueblo más desprotegido atento estaba al ruido de la plaza, se alzó una voz, un llanto, un alarido un ruego que de Dios la ayuda emplaza, y nadie, si correr podía, hubo que en casa o templo oculto no se estuvo.
Cayó la turba mísera temblando Pasmada de terror y de piedad. Alzóse un alarido que llenaba Del ancho patio el ámbito vacío; Sucedió al penetrante vocerío Misterioso susurro de oracion.
Allí se arrodillaba esa mujer misteriosa, vuelta hacia el oriente; inclinábase como besando el suelo y lloraba con grandes ansias, poniendo su ignorado dolor en un alarido largo y penetrante...
El viejo, cogiéndose el rostro, retrocedió un paso, su pierna de palo tocó tierra húmeda, resbaló, y dando un alarido se precipitó de espaldas al chiquero.