Ejemplos ?
Duró tan poco tiempo aquella justa que en menos de una hora se decide; mas Norandín, que dilatarla gusta y hasta la noche que se alargue pide, despeja el campo y a la gente ajusta de modo que en dos grupos la divide; y así, según de sangre y brío den prueba, los empareja para justa nueva Había en tanto a casa hecho regreso Grifón ardiendo por la rabia e ira, que más de Martán mira el mal suceso que el propio honor de su victoria mira.
22 Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de Nos sabiendo el bien y el mal: ahora, pues, porque no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre: 23 Y sacólo Jehová del huerto de Edén, para que labrase la tierra de que fué tomado.
Si de esa belleza el divino extremo le cautivó el alma, y aprisionó el cuerpo. No juzguéis su amor tan corto y pequeño que no alargue el paso, acortando el tiempo.
-Aunque el tesoro de la bondad divina en lluvia de oro quieras mandarnos, di, ¿a quién, oh Dios clemente y soberano, tu limosna darás, si ya no hay mano que se alargue hacia Ti?
Todo lo que no es la Revolución social es una tontería: ¿No debe importar a los anarquistas que los salarios se vuelvan aún más insuficientes, que la jornada de trabajo se alargue, que se insulte a los obreros en los talleres o que las mujeres sean prostituidas por los patrones?
Más aún: cuanto más aumentan la maquinaria y la división del trabajo, tanto más aumenta también éste, bien porque se alargue la jornada, bien porque se intensifique el rendimiento exigido, se acelere la marcha de las máquinas, etc.
Pero, pues nuestra suerte ha querido que entremos en esta cofradía, vuesa merced alargue el paso, que muero por verme con el señor Monipodio, de quien tantas virtudes se cuentan.
Considerando los pocos años de V. Majestad, que nuestro Señor alargue a innumerables, me ha parecido de mi obligación instruir el real ánimo de V.
Allí hablara el rey moro, bien oiréis lo que decía: -Dígasme tú, Sayavedra, sí Alá te alargue la vida, si en tu tierra me tuvieses, ¿qué honra tú me harías?
Calaínos que lo vido llegado allá se había; las palabras que le dijo con amor y cortesía: -Por Alá te ruego, moro, así te alargue la vida, que me muestres los palacios donde mi vida vivía, de quien triste soy cautivo, y por quien pena tenía, que cierto por sus amores creo yo perder la vida; mas si por ella la pierdo no se llamará perdida, que quien muere por tal dama desque muerto tiene vida.
A quien suplico la duela el desvelo de quien tan tiernamente ama, que no por aver poco tiempo dexa de ser menos el dolor, y alargue mis días, satisfecha de que no soy cavallero que me alabo, sino esclavo que obedezco.
Este, tribunos, es el precio de vuestras propuestas; mucho, según mi opinión; como si uno fuese a tentar a una persona enferma, que sometiéndose a un estricto tratamiento pudiera recuperarse rápidamente, para que se de a la comida y la bebida y alargue y haga quizá incurable su enfermedad".