alambique

(redireccionado de alambiques)
También se encuentra en: Sinónimos.

alambique

(Del ár. al-anbiq, alambique < gr. ambix, vaso con boquilla.)
s. m. Aparato para destilar, compuesto de una caldera que recibe el calor, con una tapadera de la que sale un tubo hacia abajo que termina en un serpentín, pasa por un refrigerador y se usa como salida para el producto destilado. alquitara, destilador

alambique

 
m. Aparato para destilar; consiste en una caldera con una tapadera en forma de cúpula de donde arranca un tubo terminado en serpentín que pasa por un refrigerador y da salida al producto de la destilación.
Por alambique. loc. adv. fig.Con escasez.

alambique

(alam'bike)
sustantivo masculino
aparato usado para destilar Fabricó un alambique casero.
Sinónimos

alambique

sustantivo masculino
alquitara, alcatara, destilador, destilatorio.
Alquitara, hoy poco usado, es muy frecuente en los clásicos.

alambique:

destilador
Traducciones

alambique

still

alambique

SMstill
dar algo por alambiqueto give sth sparingly o grudgingly
pasar algo por alambiqueto go through sth with a fine-tooth comb
Ejemplos ?
Los únicos médicos que había a la sazón en España eran, según creo, judíos y moros, y, como la medicina se da la mano con la química, las redomas, los alambiques y los hornillos de un laboratorio no podían menos de confirmar las preocupaciones de los españoles acerca del poder sobrenatural de la magia.
Tanto ha crecido El poder de retortas y alambiques Y máquinas del cielo emuladoras, Y tanto crecerá, volando siempre De progreso en progreso, sin medida, De Cam, de Sem y de Jafet la prole.
Nataniel retrocedió horrorizado al reconocer el rostro de Olimpia; lleno de cólera quiso arrancar a su amada de aquellos salvajes, pero al instante, Cóppola, con la fuerza de un gigante, consiguió hacerse con ella descargando al mismo tiempo un tremendo golpe sobre el profesor, que fue a caer sobre una mesa llena de frascos, cilindros y alambiques, que se rompieron en mil pedazos.
Si, con esto tu ingenio se prepara no te aconsejo que al cerebro apliques cosa de cuantas la memoria aclara. Deja los preparados alfeñiques la alquermes cordial, las cornerinas; no te acuerdes de jugos, ni alambiques.
Tanto ha crecido El poder de retortas y alambiques Y máquinas del cielo emuladoras, Y tanto crecerá, volando siempre De progreso en progreso, sin medida, De Cam, de Sem y de Jafet la prole.
Tanto ha crecido el poder de retortas y alambiques y máquinas del cielo emuladoras, y tanto crecerá, volando siempre de progreso en progreso, sin medida, de Cam, de Sem y de Jafet la prole.
Mitológico demonio, :cuyas fauces, cuyos cuernos, cuyas garras y pezuñas chorreantes en la sangre generosa de la flor de los varones dejarán por luengos años apagadas :las antorchas de Himeneo; las tribunas populares sin apóstrofes, como bocas desdentadas y sin lengua; polvorosos y vacíos y yacentes :alambiques y retortas...
Artículo 5°: Se destinan para la indemnización de que habla el artículo anterior, las cantidades siguientes: 1°, el 10 por ciento con que las rentas provinciales contribuyen al Tesoro público según la Ley; 2°, la suma a que monta el impuesto que se establece por tres años de cinco reales sobre los alambiques de destilar aguardiente y sus compuestos...
Mil veces lo tengo dicho y nunca dejo de pensarlo: los más ladinos y sutiles sabios experimentales no descubrirán jamás el secreto de la vida; siempre escapará á sus análisis químicos la fuerza misteriosa que une, traba y combina los átomos y crea los individuos; el amor, la conciencia, el pensamiento, la causa de moverse, de crecer orgánicamente, de sentir y de representarse en uno á los demás seres, no quedará jamás en el fondo de las retortas ni saldrá por la piquera de los alambiques.
Eran astrólogos y alquimistas; estos andaban llenos de hornos y crisoles de lodos, de minerales, de escorias, de cuernos, de estiércol, de sangre humana, de polvos y de alambiques.
Que esto no es cosa fácil, pruébalo la multiplicidad de procedimientos en que, a más de emplear grandes retortas de vidrio y alambiques, todavía se aplican métodos químicos a los cuerpos de los pecadores.
Tales son, por ejemplo: Las losas de un pavimento; Los tubos de las cañerías; Los utensilios de labranza o minería, y los animales actualmente destinados al cultivo o beneficio de una finca, con tal que hayan sido puestos en ella por el dueño de la finca; Los abonos existentes en ella, y destinados por el dueño de la finca a mejorarla; Las prensas, calderas, cubas, alambiques, toneles y máquinas que forman parte de un establecimiento industrial adherente al suelo, y que pertenecen al dueño de éste; Los animales que se guardan en conejeras, pajareras, estanques, colmenas, y cualesquiera otros vivares, con tal que éstos adhieran al suelo, o sean parte del suelo mismo, o de un edificio.