alambique


También se encuentra en: Sinónimos.

alambique

(Del ár. al-anbiq, alambique < gr. ambix, vaso con boquilla.)
s. m. Aparato para destilar, compuesto de una caldera que recibe el calor, con una tapadera de la que sale un tubo hacia abajo que termina en un serpentín, pasa por un refrigerador y se usa como salida para el producto destilado. alquitara, destilador

alambique

 
m. Aparato para destilar; consiste en una caldera con una tapadera en forma de cúpula de donde arranca un tubo terminado en serpentín que pasa por un refrigerador y da salida al producto de la destilación.
Por alambique. loc. adv. fig.Con escasez.

alambique

(alam'bike)
sustantivo masculino
aparato usado para destilar Fabricó un alambique casero.
Sinónimos

alambique

sustantivo masculino
alquitara, alcatara, destilador, destilatorio.
Alquitara, hoy poco usado, es muy frecuente en los clásicos.

alambique:

destilador
Traducciones

alambique

still

alambique

SMstill
dar algo por alambiqueto give sth sparingly o grudgingly
pasar algo por alambiqueto go through sth with a fine-tooth comb
Ejemplos ?
Artículo 5°: Se destinan para la indemnización de que habla el artículo anterior, las cantidades siguientes: 1°, el 10 por ciento con que las rentas provinciales contribuyen al Tesoro público según la Ley; 2°, la suma a que monta el impuesto que se establece por tres años de cinco reales sobre los alambiques de destilar aguardiente y sus compuestos, cobrándose dichos cinco reales por cada galón de cuatro y media botellas que mida el alambique...
En medio de aquel humo, de aquellas cenizas, la espera, la calentura roían el cuerpo y el alma de Valdemar Daae; encanecía su barba y su cabellera; pero, así como el fuego en el hogar, vívida seguía la llamarada de sus ojos que relucían con el fulgor de la codicia, del amor apasionado por el oro. En el alambique nada se ve aún.
Tú, el gran hacendado, que ahora siembras caña para el alambique, la sembrarás para el azúcar o el pasto; si es posible, y mejor aún, sembrarás el maíz, el trigo, el frijol, el plátano, el arroz; cosas que son salud, que son vida, que son alegría.
El castillo y las tierras están en poder de los usureros, estamos al cabo de nuestra ruina, pero se acerca nuestro triunfo. El oro va a brotar en mi alambique, será el día de pascua, lo he leído en las estrellas del cielo.
Le oía dar suspiros de desesperación, blasfemar y rezar a un tiempo; luego permanecía inmóvil, conteniendo la respiración, contemplando la fusión de los metales en el alambique.
El alambique es el cuerpo en que ha de entrar para purificarse, y las materias extrañas vienen a ser como el periespíritu, el cual se purifica a medida que el espíritu se aproxima a la perfección.
A lo que dice el último me atengo. Melchor Vázquez Campuzano fue en Lima la quinta esencia de la tunantería pasada por alambique.
En la provincia llevan una vida de batalla con los médicos, pues entrambos se arrebatan los escasos enfermos; y aquí, en la ciudad, se aburren, en las puertas de sus covachuelas, contemplando la balanza de precisión y un alambique que pasó por las manos de cuatro generaciones de farmacéuticos, sin que ninguno lo usara.
-exclamó- ¡oro, oro! Y tenía en el aire el alambique que, a los rayos del sol, relucía como un astro. Su temblorosa mano dejó escapar el alambique que se rompió con estrépito en mil pedazos, vertiéndose por tierra su precioso contenido.
Han venido a sustituirla un molino aceitero con alfarje, trojes y prensas, que durante la vendimia sirven también de lagar; un grande alambique con agua corriente, y extensas bodegas para aceite, aguardiente, vinagre y vino.
Él y sus hijas no tenían nada más que los trajes que llevaban; pero miento: poseían además un nuevo alambique que a fuerza de privaciones habían conseguido comprar y en el que habían recogido parte de la preciosa preparación que producir debía trozos de oro.
Se halla en un estado singularmente vacilante y no cesa de repetirse: «Esto va bien, mis pies comienzan ya a disolverse, mis rodillas se ablandan.» Luego se palpa los pies, saca (no sabe cómo) sus piernas del alambique y dice: «Esto no puede ser.