alabardero

alabardero

1. s. m. HISTORIA Soldado que estaba armado de alabarda.
2. HISTORIA Soldado del cuerpo de infantería que daba guardia de honor a los reyes de España.

alabardero

 
m. mil. Soldado armado de alabarda.
mil. Soldado que, armado de alabarda, daba guardia de honor a los reyes de España.
fig.El que aplaude en los teatros, por asistir de balde u otra recompensa.
Traducciones

alabardero

alabardiere

alabardero

SM (Hist) → halberdier (Teat) → member of the claque, paid applauder
Ejemplos ?
El 8 de julio merodeó en el patio examinando la situación. Un alabardero le preguntó por qué esperaba allí. Él se excusó diciendo que con sus ropas raídas y sin zapatos nuevos no podía unirse a la congregación en la iglesia cercana.
El alabardero no sospechó el propósito real de Balthasar y apiadándose de su pobreza le consiguió 50 coronas. A la mañana siguiente Gérard le compró a un soldado un par de pistolas, con el que regateó largo rato porque el soldado no podía proporcionarle la munición que él pedía.
Sin embargo tropezó con un montón de basura. Un sirviente y un alabardero del príncipe que habían corrido tras él le atraparon. Se dice que cuando sus captores le llamaron traidor respondió «No soy un traidor, soy un sirviente leal de mi señor».
Por ejemplo, los contrastes de color de los heraldos del grupo de la izquierda, la languidez absorbida por el alabardero apoyado en el asta, la presencia del joven en medias rojas, etc.
De gran vistosidad y colorido es la procesión de las típicas alabardas bolañegas que pierden su significado original para convertirse en vistosas varas rematadas con aros de flores, rosarios y escapularios que cada alabardero engalana como deseé.
Allí en la escuela del mestre Pepe, pudo conocer a personajes y valencianos ilustres como Teodoro Llorente o Vicente Querol, a los que Vicente leyó apasionadamente, gracias a lo cual se imbuyó de un profundo sentido literario y pudo empezar a destacar como escritor de letrillas satíricas y pequeñas poesías, con diversas colaboraciones en revistas ilustradas y satíricas valencianas como " EL PALLETER" (1883) de Gaspar Thous "EL ESCARPIDOR", “Dedicat exclusivament a la limpiesa de la miseria política y administrativa” aparecido en 1887, "EL INFERN", “Semanari satiric bilingue para la chent de foc y flama” (1899), "EL DENGUÉ", “Periodic satiric, festiu y lliterari” (1890) o "LA GRAN DISPARÁ", “o la Traca y el alabardero” (1893).
En la década de los ochenta del siglo XX fundó en la "Taberna del Alabardero", de Madrid, una tertulia homónima que se reunía los lunes.
Herrezuelo respondió a Agustín Cazalla del siguiente modo: Doctor, para agora quisiera yo el ánimo, que no para otro tiempo; y Nunca juzgué yo menos de este judigüelo. Viéndole hablar de tal modo, un alabardero le hizo callar hiriéndole con su arma.
Había madres postizas y trastenderas de sus sobrinas, y suegras de sus nueras por mascarones alrededor. Estaba en una peaña Sebastián Gertel, general en lo de Alemaña contra el emperador, tras haber sido alabardero suyo.
Y como todo refrán tiene su porqué, ahí va, lector, lo que he podido sacar en claro sobre el que sirve de título a esta tradicioncita: Por los años de 1597 habitaba en Quive don Gaspar Flores, natural de Puerto Rico y ex alabardero de la guardia del virrey, administrador de una boyante mina del distrito de Araguay, mina que producía metales de plata cuyo beneficio dejaba al dueño doscientos marcos por cajón.
Primeramente, la dama ha de ser alta, como no sea desvaída, porque si lo es, es lo mismo que echarse un hombre con un alabardero. Si es blanca y aguileña, conforme a lo que se usa, vale seis reales en verano.
Su pequeño grupo continuó luchando hasta que finalmente fue rodeado por un grupo de suizos. Un alabardero se movió rápidamente, apuntó a la cabeza del duque y le infligió un golpe mortal directamente en su casco.