alabanza

(redireccionado de alabanzas)
También se encuentra en: Sinónimos.

alabanza

1. s. f. Acción de alabar. elogio
2. Expresión, o conjunto de expresiones, con que se manifiesta aprecio a los méritos o cualidades de una persona últimamente sólo recoge alabanzas. loa

alabanza

 
f. Acción de alabar o alabarse.
Expresión o conjunto de expresiones con que se alaba.

alabanza

(alaˈβanθa)
sustantivo femenino
1. manifestación verbal de los méritos de alguien Prefiero la crítica del sabio a la alabanza del necio.
2. crítica expresiones que se usan para elogiar Su libro es tan bueno que no para de recibir alabanzas.
Traducciones

alabanza

louange

alabanza

Lob

alabanza

lof

alabanza

elogio

alabanza

похвала

alabanza

ros

alabanza

שבח

alabanza

찬양

alabanza

beröm

alabanza

SF (tb alabanzas) → praise
en alabanza dein praise of
cantar las alabanzas de algnto sing sb's praises
digno de toda alabanzathoroughly praiseworthy, highly commendable
Ejemplos ?
Critón: Por este sólo sin duda. Sócrates: ¿Debe temer la reprensión y estimar las alabanzas de éste sólo y despreciar lo que le digan los demás?
Justamente se deben a los reyes las alabanzas de los buenos ministros, pues justamente padecen las quejas que ocasionan los que son malos.
O hacer de bien nacida es, o no prometer, de púdica, Aufilena, fuera: pero lo dado arrebatar defraudando los servicios, más que de una meretriz avara, que a sí misma con todo el cuerpo se prostituye. 111 Aufilena, con un marido solo contenta vivir, de las casadas la alabanza es, de entre las alabanzas eximias.
Los niños recibían una educación militar; para mantenerse superiores sobre sus esclavos y vecinos, los griegos formaban soldados desde la cuna, sanos de cuerpo, pero mutilados de espíritu pues el intelecto griego, brillante en algunas facetas, permaneció oscuro en muchas, a pesar de las exageradas alabanzas que se hacen de la cultura ateniense; matando a los niños raquíticos y deformes, ejercitando a los otros en la lucha, en la carrera, en toda suerte de juegos corporales, hicieron buenos guerreros de cuerpos ágiles, de formas bellas y gallardas; pero con la disciplina detuvieron el desarrollo intelectual de la raza, que de otra manera habría alcanzado alturas y esplendores mayores.
Siguió estas palabras un largo aplauso de la gente, y con voces agradecidas le pidieron que se viniese con ellos a gozar por la ciudad las alabanzas que merecía.
Casio, prevenido, le tomó la palabra, y con las alabanzas y seguridades que se leyeron en el texto, le dejó encargado de la hazaña con muchas demostraciones de amor.
El poder de Su Majestad protegiendo a su ejército, y todos los países extranjeros rendían alabanzas a su ejército, y todos los países extranjeros rendían alabanzas a su hermoso rostro.
Nuestros lectores pueden adivinar el carácter y el mérito de tales producciones, con solo saber que el Gobierno prohíbe su exposicion y La Nueva Prensa las elogia. El Gobierno, al obrar de este modo, no hace más que cumplir con su deber, y por eso no le tributamos alabanzas.
Que era locura fiarse en que por ser en utilidad de todos el librar la patria del tirano, lo seguirían todos con aplauso; pues habían visto que infinitos, de los mejores y más valientes de la patria, le habían asistido a hacerle tirano por el hierro y por el fuego; y que todos éstos tenían hoy su medra en su conservación, y que sería difícil delante del cuerpo de César despedazado persuadir, tan pocos a tantos, que era celo y no invidia la que los movía, y era fácil recelar peor tiranía de los matadores; porque es condición del pueblo aborrecer al que vive, y echar menos en muriendo: siendo así que las alabanzas y los elogios magníficos solamente los merecen las desdichas y la sepoltura.
Justino, libro 31, capítulo 4, da a leer de cuál astucia fue dicípulo el rey de Francia en hacer, con las honras del banquete y las alabanzas, sospechoso al rey Católico el valor y méritos del Gran Capitán.
Y así transcurrió el tiempo en medio de alabanzas y elogios, hasta que agotada la enumeración de sus cualidades para que intercediese ante TLALOCTLI y lloviera, ocurriósele al astuto zorro burlón gritar con voz gangosa: -¡Colita pelada!
Se encomienda al amor de Dios y la Virgen María para que su alma alcance lo que desea y devolver su cuerpo a su “Hazedor”. Además, dedica varias alabanzas a la Inmaculada, “sin pecado concebida”.