Ejemplos ?
Pero para esto debe pasar por encima de una placa de hierro que ella no ve y que mantienen siempre al rojo vivo; él se divierte, por una ventana, viendo lo que hará: si se quemará o si preferirá morir de hambre.
Realizada esta primera operación con una seriedad pavorosa, marca a todas en el hombro, con un hierro al rojo vivo, el número del orden según el cual quiere que se las pasen.
Ella fue la que, afinando sobre la clase de suplicio que iba a imponer a sus víctimas, inventó esa famosa columna de bronce hueca que se ponía al rojo vivo tras haber introducido en ella al paciente.
Pero, al ofrecérsela, le dio a mi abuelo un ligero codazo y, mirando de reojo con atención, Steenie vio que el caramillo era de acero y había sido calentado al rojo vivo.
Sin John permaneció en silencio durante largo rato y por fin dijo, con gran comedimiento: – Steenie, esta historia tuya afecta al honor de muchas familias nobles, además de la mía y si fuese una mentira para librarte de mí, lo menos que puedes esperar es que te perfore la lengua con un hierro candente, que será casi tan malo como abrasarse los dedos con un caramillo al rojo vivo.
Jamás había tocado otra. Era fría como la piel de una serpiente y me dejó una huella ardiente como la marca de un hierro al rojo vivo.
tcc "An Alan Smithee Film: Burn Hollywood Burn" - Estados Unidos (título original)... tcc "Hollywood al rojo vivo" - Argentina (título de video) 45.
El antiguo procedimiento para enllantar consistía en calentar la llanta al rojo vivo (unos 800°C) sobre un fuego de virutas y leña, para que se dilatase y pudiera abarcar el perímetro de la rueda.
Otra variante de esta tortura consistía en calentar al rojo vivo las estacas y utilizar clavos antes de proceder con la ejecución, garantizando así el máximo sufrimiento físico posible a las víctimas.
Los maestros vidrieros venecianos utilizaban herramientas especializadas en la fabricación de los cristales que incluyen borselle (pinzas o alicates que solían usar para dar forma el vidrio al rojo vivo), canna da soffio (tubo de soplado), pontello (una barra de hierro que el artesano conecta al cristal después de soplar para añadir toques finales), scagno (Banco de trabajo del maestro vidriero) y tagianti (para cortar vidrio).
Según otra tradición, la palabra "fernet" derivaría de la locución milanesa "fer net", o "hierro pulido", por la placa de hierro al rojo vivo que originalmente se usaba para preparar el licor.
Al aplicar la tensión de alimentación, los gases contenidos en la ampolla del cebador se ionizan, con lo que aumenta su temperatura lo suficiente para que la lámina bimetálica se deforme, haga contacto cerrando el circuito, lo que hará que los filamentos de los extremos del tubo se calienten al rojo vivo, y esto comienza la ionización de los gases en la proximidad de los filamentos.