al revés

Traducciones

al revés

pozpátku, převrácený, vzhůru nohama

al revés

baglæns, på hovedet

al revés

takaperin, ylösalaisin

al revés

naopačke, naopako

al revés

さかさまの, 反対に, 逆さまに

al revés

거꾸로, 거꾸로의, 뒤로

al revés

baklänges, upp och ner, uppochned

al revés

ไปข้างหลัง ย้อนหลัง, คว่ำลง พลิกบนลงล่าง, พลิกเอาด้านบนลงล่าง

al revés

chổng ngược, lộn ngược, ngược lại
Ejemplos ?
Porque dispone de 12 millones para invertirlos en interés, en estimular el ahorro. Si le pasa al revés: que todo el mundo guarde.
Era apacible al pueblo su vida, y a los padres agradable su conversación y el estilo de sus escritos, en que ni él se cansaba ni cansaba; al revés de muchos que ponen la elegancia en no empezar a decir ni acabar de hablar.
No había entonces la ley evangélica mandando amar los enemigos, preceto sumamente santo, eternamente seguro y humanamente descansado, sólo difícil de persuadir a la bestialidad de la ira. Hoy nos es mandato, y los más (por nuestros pecados) le obedecemos al revés.
Estos combatientes, al revés que cualquier otro ejército del mundo, incluso después que han triunfado, no cobran, mientras los soldados que quedaban cobraban.
Echegaray lo detuvo, largándole á quemarropa este trabu- cazo: Si nihil dificile est, según tu lengua relata, enderézate esa pata que la llevas al revés.
Jamás intentó aquella sagaz diplomática un golpe contra los castillos y pazos; al revés de los bandidos andaluces -¡profunda diferencia de las razas!-, Pepona sólo robaba a los pobres trajinantes, arrieros o labriegos que llevaban al señor su canon de renta.
que p'aquí, que p'allá; que meciéndola; que el capirucho... —Pa' la próxima de a patitas al revés... y vas a ver lo que es cajeta...
Hace en el muslo descansar la lanza Grifón, que errar no suele en el combate, lanza el caballo y, cuando un tanto avanza, la mete en ristre, aprieta el acicate, y al barón de Sidón de suerte alcanza que muerto del arzón al suelo abate. Se pone el pueblo en pie mararavillado, pues ve todo al revés de lo esperado.
Caí de nuevo en la arena y haciendo un tremendo esfuerzo, principié a arrastrarme desesperado, aunque sin desplazarme, como en una pasarela eléctrica que circulara al revés; por más que me deslizaba, nada recorría.
El mandatario, esto es, el que responde al mandato de la colectividad, recibe, con la libre expresión de la voluntad del pueblo, la fuerza que anima sus actos, y nunca al revés.
Yo les decía que al revés de lo que el pueblo ha estado acostumbrado a ver, hoy los hombres que gobiernan la república son como ustedes, exactamente igual que ustedes.
Vamos a hacer las cosas al revés de como las hacían los funcionarios pasados, para que el pueblo no crea que estar de ministro es una gran cosa y es una maravilla.