Ejemplos ?
Lo más íntimo de la Naturaleza humana, tal como ella es, lo pone al descubierto sin contemplaciones, al revés de otros que sólo tocan su superficie.
Era para mí evidente que jamás sospechó la piadosa burla de Luis. Al revés de otras, su arrepentimiento fue real, e imaginario su delito.
Tan grande es el desinterés de la juventud en esta hora, que les voy a decir una cosa a ustedes: nadie quiere ser ministro; al revés de la política, que todo el mundo está aspirando, que todo el mundo aspira, usted agarra a un compañero de muchos méritos y le dice: “Oigame: el Presidente quiere que usted sea ministro”, y le dice: “no, no, yo no quiero”.
Solito el pueblo de Cuba, frente a todas aquellas armas modernas y aquellos aviones, y aquellos tanques y aquellos recursos, porque la desigualdad era todavía mayor de la que existía en la época de la independencia; y solito el pueblo cubano conquista su libertad, empieza a aplicar la justicia por primera vez en cuatro siglos, porque aquí, desde el primer indio que asesinaron los españoles hasta el último joven que asesinó la tiranía de Batista, todos los crímenes habían quedado impunes; aquí, al revés de las novelas, de los cuentos de hadas y de las películas, el malo siempre ganaba (RISAS) y el bueno siempre perdía.
Vivamos nuevamente lo contado, sólo que ahora al revés de lo muy dicho; así resultará lo neo narrado: absurda armonía de algún capricho.
Jamás intentó aquella sagaz diplomática un golpe contra los castillos y pazos; al revés de los bandidos andaluces -¡profunda diferencia de las razas!-, Pepona sólo robaba a los pobres trajinantes, arrieros o labriegos que llevaban al señor su canon de renta.
Era apacible al pueblo su vida, y a los padres agradable su conversación y el estilo de sus escritos, en que ni él se cansaba ni cansaba; al revés de muchos que ponen la elegancia en no empezar a decir ni acabar de hablar.
Hace en el muslo descansar la lanza Grifón, que errar no suele en el combate, lanza el caballo y, cuando un tanto avanza, la mete en ristre, aprieta el acicate, y al barón de Sidón de suerte alcanza que muerto del arzón al suelo abate. Se pone el pueblo en pie mararavillado, pues ve todo al revés de lo esperado.
También han sabido todos, que si los franceses que combaten en España, penetraron en Andalucía y llegaron hasta las inmediaciones de Cádiz, esto lo hicieron reuniéndose y desamparando casi todos los demás puntos que antes ocupaban; pero que, muy al revés de haber salido con sus depravados intentos, se esperaba muy en breve rechazarlos de los pueblos andaluces, y que la animosidad de su empresa atrevida probabilísimamente sería la causa de acelerar su ruina y exterminio, pues abandonadas unas provincias, y siendo rechazados de otras, les esperaba una suerte muy funesta para ellos y gloriosa para nuestros invictos hermanos que con su valor heroico sabrán completar una obra en que incesantemente trabajan hacen ya dos años.
Yo les decía que al revés de lo que el pueblo ha estado acostumbrado a ver, hoy los hombres que gobiernan la república son como ustedes, exactamente igual que ustedes.
¡Oh, luengas y repulgadas tocas, escogidas para autorizar las salas y los estrados de señoras principales, y cuán al revés de lo que debíades usáis de vuestro casi ya forzoso oficio!
En efeto, aunque con dolor de su ánima, les dio licencia, porque él quisiera escusar el gasto de aquella noche y hacerle en Valdeastillas, y repartir las diez y ocho leguas que hay desde Valdeastillas a Salamanca en dos días, y no las veinte y dos que hay desde Valladolid; pero, como uno piensa el bayo y otro el que le ensilla, todo le sucedió al revés de lo que él quisiera.