ajuar


También se encuentra en: Sinónimos.

ajuar

(Del ár. as-suwar.)
1. s. m. Conjunto de ropas, muebles y demás enseres de uso común en la casa poco a poco fue restaurando el ajuar de la cocina.
2. Conjunto de ropas, muebles y demás objetos que aporta la mujer al matrimonio el ajuar de la abuela estaba todo bordado con hilo de seda.

ajuar

 
m. Conjunto de muebles y ropas de uso común en las casas.
Conjunto de muebles, alhajas y ropa que aporta la mujer al matrimonio.

ajuar

(a'xwaɾ)
sustantivo masculino
1. conjunto de muebles y ropas de uso común en una casa el ajuar del hogar
2. ropa y demás cosas que la mujer lleva a su nueva casa al casarse el ajuar de la novia
3. conjunto de ropa necesaria para un niño que va a nacer La futura abuela cosió todo el ajuar de su nieto.
Sinónimos

ajuar

sustantivo masculino
menaje, mueblaje.
El ajuar hace referencia a los muebles, enseres y ropas; el menaje se aplica a los muebles y otros accesorios de la casa; el mueblaje se refiere exclusivamente al mobiliario.
Traducciones

ajuar

чеиз

ajuar

výbava nevìsty

ajuar

kapiot

ajuar

stafírung

ajuar

enxoval

ajuar

trusou

ajuar

посаг

ajuar

ajuar

SM
1. [de novia] (= objetos) → trousseau; (= dote) → dowry
2. [de niño] → layette
3. (= muebles) → household furnishings pl
Ejemplos ?
Pero, por lo pronto, queremos hacernos cargo de que tengan ingresos mínimos para paliar todas esas cosas que tienen que reponer en el ajuar de su hogar.
Desde el desván a la cueva está toda proveída de ajuar, despensa y comida; sólo hay una cosa nueva, que han de llevar cuesta arriba.
La herencia era poca: un rancho, un corral de ovejas, de lienzos de madera, bastante grande y bueno, con los palos correspondientes; los veinte cachivaches del modesto ajuar; una puntita de caballos bichocos, tres lecheras, y, más o menos, mil doscientas ovejas de clase regular.
Y podían hacerlo dentro de dos años a lo sumo, porque si bien Micaela carecía de ahorros, habiendo dado siempre su jornal a sus padres céntimo por céntimo, Iñasi, en cambio, atesoraba sus ganancias, y ya guardaba en una hucha lo suficiente para el ajuar y los gastos de la boda.
Una tarde de exposición de equipo de novia, anunciada hasta en periódicos, el carpintero volvió a su casa chispo y maligno. La madre de la novia, la novia y parte de la familia examinaban el ajuar.
n una de las humildes casas cobijadas por techos de anea o chamiza, de los que en casi su totalidad se compone el pueblo de Dos Hermanas, estaba, a fines del verano de 1862, una anciana, en cuyo expresivo rostro se pintaba la aflicción y la angustia, ocupada en reunir unas sillas bastas, unos cuadritos y otros enseres de poco valor, pero de gran precio para su dueña, pues constituían todo su ajuar.
Que pronto. –O si no:– Sería conveniente, no le parece a usted, que la "nena" fuera preparando su ajuar. Cuando la señora X pronunciaba estas palabras, me miraba fijamente para descubrir si en un parpadeo o en un involuntario temblor de un nervio facial se revelaba mi intención de no cumplir con el compromiso, al cual ella me había arrastrado con su conducta habilísima.
¿Se va usted a mudar? -Yo, no, Josefa, hija -contestó la anciana-, pero voy a mudar mi ajuar. Arrepara el techo de mi casa, que se ha vencido y está para desplomarse, por lo que voy a pedirle a Rosalía que me recoja estos chismes en su casa.
Yo ayudaré a usted a mudarlos -repuso la joven, y cargando con parte del ajuar, precedida por la dueña, que llevaba lo restante, atravesaron la calle y entraron en la casa de la indicada vecina.
Los hecho vinieron a confirmar bien pronto aquel mal presagio. El ajuar de Magdalena se transformó completamente. Los burdos zuecos fueron reemplazados por botines de charol y los trajes de percal cedieron el campo a las costosas telas de lana.
Aquel apartamiento de la política de las nuevas generaciones, esa senilidad, esa desintegración fatal de los partidos vigentes, esa conducta de fantasmas que llevan los organismos de la España oficial frente a la nueva, debían recibir una sencilla denominación histórica; eso tiene un nombre, hay que ponérselo: es que asistimos al fin de la crisis de la Restauración, crisis de sus hombres, de sus partidos, de sus periódicos, de sus procedimientos, de sus ideas, de sus gustos y hasta de su vocabulario; en estos años, en estos meses concluye la Restauración la liquidación de su ajuar...
¿Con qué material hace un poeta sus versos? ¿Cuál es su ajuar lírico? Piense usted en Zorrilla: ¿Qué hubiera sido de Zorrilla sin catedrales, sin castillos, sin callejas, sin dagas, sin chambergos, sin tocas, sin huríes, sin albornoces?