ahorcado

(redireccionado de ahorcada)

ahorcado, a

s. Persona que ha sido ahorcada dicen que el espíritu del ahorcado ronda por el pinar.

ahorcado, -da

 
m. f. Persona o animal muerto en la horca.

ahorcado, -da

(aoɾ'kaðo, -ða)
sustantivo masculino-femenino
persona que muere de asfixia en la horca Antiguamente se exhibía a los ahorcados en la plaza.
Traducciones

ahorcado

/a
A. ADJ (Cono Sur) → flat broke
B. SM/Fhanged person
Ejemplos ?
Después tuvieron templo o casa consagrada a las vírgenes del Sol, llamadas Huairan aclla, y cuyo número fijo era de quinientas. La que faltaba a sus votos de doncellez perpetua era ahorcada por los pies.
La Fanchón, de sesenta y nueve años, fue ahorcada seis veces en efigie y ha cometido todos los crímenes imaginables; es bizca, chata, de baja estatura, gruesa, casi sin frente y sólo tiene dos dientes.
Con gran serenidad decía: «Después de satisfecha mi venganza, aguardo sin temor la muerte». = La señora de fue la primera mujer ahorcada en la plaza mayor de Lima.
En tanto que este compañero muy sabroso jugaba conmigo de esta manera, sacudiéndome muy buenas varadas, ya llegamos al canto de su casa: he aquí donde vimos aquella vejezuela que estaba ahorcada, con una soga, de la rama de un alto ciprés, a la cual los ladrones descolgaron y así con su cuerda al pescuezo la lanzaron por estas peñas abajo, y entrando en casa, después que hubieron atado la doncella con sus cordeles, pegaron con la cena que la desventurada vieja en su última diligencia había aparejado; y después que con sus ánimos bestiales y ferocidad tragaron todo lo que allí había, comenzaron entre sí a platicar y considerar de nuestra pena y de su venganza, y, como suele acontecer entre gente turbulenta, fueron diferentes las sentencias que cada uno dijo.
respondió la señora, y se entregó de nuevo a su aflicción. Bien habréis oído mentar, siguió el consolador, la hermosa Juana de Nápoles, que fue presa y ahorcada.
me hiere con premeditación y alevosía! ¡V. merece morir ahorcada por mis brazos!... La joven sonrió, bajó los ojos y se puso colorada.
Pero, antes que hubiese tocado el cerrojo que buscaba, Farruco, rápido como un rayo, la ciñó con el nudo corredizo, tiró y amarró la mano, ahorcada y contraída, a la fuerte aldaba de la puerta, al mismo cerrojo que quería descorrer.
La corte del Parlamento rectificó la sentencia en el sentido de que Claudine, convicta y confesa del delito de bestialismo realizado con su perro, sería ahorcada en el patíbulo en la gran plaza de Rognon, juntamente con el perro, y que los cadáveres de los dos serían luego arrojados al fuego para ser aventadas después sus cenizas, a fin de que no quedara ningún rastro posible de esas correrías y así la humanidad no recordase sus monstruosas fechorías.
En noviembre de 1947, después de pasar dos años en custodia de los Aliados de la Segunda Guerra Mundial, fue juzgada por crímenes contra la humanidad en una corte de Cracovia y sentenciada a muerte. Fue ahorcada el 24 de enero de 1948, a los 36 años.
Tales tragedias ablandan más el corazón del moribundo Edmundo que revoca la orden de asesinar a Lear y a Cordelia. Pero llegan tarde pues Cordelia ha sido ahorcada aunque el verdugo fue ajusticiado por Lear.
Ovando invitó a ella y a otros líderes tribales a un banquete, y cuando los amerindios habían bebido mucho vino (los españoles no bebieron) ordenó matar a la mayoría de ellos. Anacaona fue salvada, siendo juzgada posteriormente por su parte en la conspiración y, finalmente, ahorcada en público.
En Francia, en 1601, Claudine de Culam, una joven de 16 años, fue ahorcada junto con su perro tras un juicio que la encontró culpable en el cargo de zoofilia.