ahogo

(redireccionado de ahogos)
También se encuentra en: Sinónimos.

ahogo

1. s. m. Sensación experimentada por el que se ahoga los primeros síntomas fueron unos simples ahogos.
2. Sentimiento de angustia o agobio. opresión

ahogo

 
m. Opresión y fatiga en el pecho, que impide respirar con libertad.
fig.Aprieto, congoja o aflicción grande.
Penuria, falta de recursos.
Sofocación, arrebato de sangre.
Apremio, prisa.
Sinónimos

ahogo

sustantivo masculino
1 opresión, fatiga, sofocación, sofoco, asfixia, asma, apnea (medicina), disnea (medicina).
Asma, apnea y disnea se refieren al ahogo provocado por enfermedad; el ahogo, la opresión, la fatiga y la asfixia son provocados por causas fisiológicas o por condiciones atmosféricas; la sofocación viene provocada por el exceso de calor.
Traducciones

ahogo

gasp, pant

ahogo

noyade

ahogo

الغرق

ahogo

удавяне

ahogo

溺水

ahogo

溺水

ahogo

drukning

ahogo

טובע

ahogo

溺死

ahogo

익사

ahogo

drunkning

ahogo

SM
1. (= asfixia) → breathlessness
una sensación de ahogo le impedía hablara feeling of breathlessness prevented him from speaking
el asma le produce ahogoasthma makes him breathless
2. (= angustia) → feeling of distress
3. (= apuro económico) → financial difficulty
hemos pasado unos ahogos tremendos para comprar el pisowe went through tremendous difficulties to buy the flat

ahogo

m choking sensation, shortness of breath
Ejemplos ?
-Hizo usted bien en contentarse conmigo..., o conmigo y dos de mis colegas si tanto apremiase el caso, que de seguro no apremiaría... Vamos, tranquilícese usted. ¿Ha tenido otras veces estos ahogos? -Sí, pero mucho más leves.
Y ella -pensando que al otro día iba a recobrar sus semiandrajos, su traje negro, decente y raído, y que la vida continuaría con los ahogos económicos y físicos, las deudas y los ataques de sofocación al subir tramos de escaleras- se echó en brazos de él y rompió en sollozos.
Este suceso dio conmigo en la cama, de una peligrosa enfermedad, que fomentada de mis ahogos y tristezas, me vino a poner a punto de muerte; estando de verme así tan penados mis padres, que lastimaban a quien los veía.
Decir que los peligros en que nos hallamos no sean grandes, fuera necedad; dudar que los ahogos que nos oprimen son como sofocativos, fuera locura; no creer que nuestras presentes aflicciones son de la mayor monta, fuera negar la verdad; pero dar por imposible el remedio, es estar oprimido de un pánico temor y haberse desapropiado del; dar el caso presente por no sucedido, es negar a nuestra sus gloriosas hazañas; elegir el medio de sujetarse a la dura esclavitud que quieren imponernos nuestros Enemigos, es hacer afrenta a, degenerando de nuestros Predecesores.
Parecía mentira, pero aquellas palabras sin sentido ya para él, estúpidas, indiferentes, frías, habían llegado a hacerle compañía; le hablaban de una humanidad que existía, aunque muy lejana; eran como un barco que un náufrago ve en el horizonte... una esperanza que pasaba a muchas millas de sus ahogos.
Generosa y franca, a fuer de española neta, jamás escatimó la ración al niño que, tiritando, alarga su «perra chica», ni al mozo que, riendo, suelta la peseta en el regazo; jamás regateó y jamás pidió limosna. Ahogos y miserias, crujidas y hasta enfermedades sospechamos que se las pasó la Tía Celesta muy agazapada, en su sotabanco de la Ronda; pero ¿extender ella aquella mano?
Y era que había dado en andar distraído con mujeres y juegos, y lo cierto de todo, que no tenía amor; con que llegaron a ser mis ahogos y tormentos de tanto peso, que de día ni de noche se enjugaban mis tristes ojos, de manera que no fue posible encubrírselo a Leonisa, aquella doncella con quien profesaba tanta amistad, que sabidas debajo de secreto mis tragedias, y quién era, quedó fuera de sí.
La escasa ventilación aumentaba sus fatigas, el aire cargado de impurezas, pesado, asfixiante, le producía ahogos y accesos de sofocación, y la altura de la labor, unos setenta centímetros escasos, sólo le permitía posturas incómodas y forzadas que concluían por entumecer sus miembros, ocasionalmente dolores y calambres intolerables.
Iban a sentarse a la mesa, cuando se presentó el posadero. Era un antiguo chalán, asmático y obeso, que padecía constantes ahogos, con resoplidos, ronqueras y estertores.
De todos modos, la potencia y suavidad del motor compensaban estas deficiencias, permitiendo desenvolverse al coche en tráfico urbano sin ahogos ni brusquedades.
Debido a la capacidad de absorber líquido inmediatamente puede causar ahogos que ceden rápidamente con un sorbo de algún líquido.
Las cinco ambulancias del pueblo estaban repartidas atendiendo a los 600 alumnos de dos escuelas que debieron ser evacuadas. Vómitos, irritación y ahogos eran los síntomas comunes.