aguamanos

aguamanos

1. s. m. Recipiente semejante a una palangana usado para lavarse las manos. aguamanil
2. Agua usada para lavarse las manos.
NOTA: En plural: aguamanos

aguamanos

 
m. Agua que sirve para lavarse las manos.
Aguamanil (jarro).
Ejemplos ?
«Manzonorum-i». «Catinus-i». plato de aguamanos: «Malluvium-ii». «Trulleum-i». Los diccionarios incluyen dos acepciones de plato, cuando hace referencia al alimento que se sirve en él (sirven platos exquisitos), o a la cantidad contenida por el mismo (está tan rico que me comería varios platos).
Donde se empleaban los credenza, o especialidades de la cocina generalmente profusamente adornados. En esta fase del banquete se solía ofrecer a los comensales unos 'aguamanos' con agua aromatizada con flores.
Echéle aguamanos, peinóse y puso su espada en el talabarte y, al tiempo que la ponía, díjome: “!Oh, si supieses, mozo, que pieza es esta!
Levantóse al punto el rey de hombres, Agamemnón, levantóse también el ingenioso Odiseo; y los heraldos conspicuos juntaron las víctimas que debían inmolarse para los sagrados juramentos, mezclaron vinos en la cratera y dieron aguamanos a los reyes.
Los heraldos dieron aguamanos a los caudillos, y en seguida los mancebos, llenando las crateras, distribuyeron el vino a todos los presentes después de haber ofrecido en copas las primicias.
Así es que, un día, al volver de una de sus excursiones, trayendo por cierto a Berenice joyeles espléndidos, y mientras ella, agradecida, le rogaba que se sentase a comer y se preparaba a servirle el aguamanos y a lavarle los pies con la húmeda toalla, insistió el marido: -Berenice, sabe que, en el desierto, bajo la tienda he tenido un sueño: te he visto rodeada de posteridad numerosa.
Ya Cupido, obediente al mandato de su madre, caminaba contento, conducido por Acates, llevando a los tirios los regios dones, y llega en el momento en que la Reina tomaba asiento en áureo lecho, cubierto de magníficos tapices, y en medio de sus convidados, y en que Eneas y la juventud troyana llegaban también y se recuestan en purpúreos estrados. Danles los criados aguamanos, sacan el pan de los canastillos y tienden manteles de fino vellón.