aguador

(redireccionado de aguadores)
También se encuentra en: Sinónimos.

aguador, -ra

 
m. f. Persona que tiene por oficio llevar o vender agua.
m. Cada uno de los travesaños horizontales que unen los dos aros de que se compone la rueda vertical de la noria.
Traducciones

aguador

SM/Fwater carrier, water seller
Ejemplos ?
DON RAMÓN.- Eso sería en dos casos: cuando la gente a quien conviene engañar leyese el Correo o le creyese; pero ¡si se palpa la falta de agua, a no ser que las cachetinas, los motines y, sobre todo, el no satisfacerse el pedido que hacen los usos de la vida fuesen humoradas que los aguadores, por el quidlibet audendi, se tomasen la libertad de gastar todos los veranos con el vecindario!
En el fondo de la taberna suena la gaita gallega un rato y luego salen, dándose de cachetes, MEDIODIENTE y otro tuno, que huye luego que salen EL TÍO MATUTE con el garrote, y comparsa de aguadores.
Hicieron su concierto, y, sin otra seguridad ni información, siendo corredores y medianeros los demás aguadores, dio diez y seis ducados por el asno, con todos los adherentes del oficio.
En una ocasión viéronse varios aguadores complicados en un juicio por pecado de hurto. Don José Francisco se puso en movimiento, y después de recia fatiga consiguió que el juez sobreseyera en la causa, dejando a los acusados en libertad para repetir la hazaña.
El gremio, agradecido, sin que discrepara voto, nombró a don José Francisco aguador honorario, distin­ ción que a nadie se había hasta entonces acordado. Los sábados, a las tres de la tarde, se congregaban los aguadores alre­ dedor de la gran pila de la Plaza.
La acción de los aguadores en la vida política era la siguiente: desde la víspera del día designado por la ley para la constitución de las mesas dis­ tritales que debían recibir el sufragio de los ciudadanos, los aguadores se congregaban en algún caserón viejo, dejando a los partidos contendientes en libertad para la lucha.
Púsose el Asturiano a mirarlos y vio que no jugaban como aguadores, sino como arcedianos, porque tenía de resto cada uno más de cien reales en cuartos y en plata.
La matanza la ejecutaban los aguadores armados de gruesa tranca con contera de plomo, y en esa tarde era horrible y repugnante el espectáculo que ofrecían las calles de Lima.
21 Y los príncipes les dijeron: Vivan; mas sean leñadores y aguadores para toda la congregación, como los príncipes les han dicho.
Entrando por las calles adentro toparás con cuatro o seis vejetes, apariciones, reminiscencias de otro siglo, y al oírles gritar con voz aguda «ya voy», creerás más bien que son difuntos que obedecen al llamamiento de la trompeta final que aguadores que te brindan con un vaso de agua.
Amén de los corredores del asno, estaban otros cuatro aguadores jugando a la primera, tendidos en el suelo, sirviéndoles de bufete la tierra y de sobremesa sus capas.
Desde sus primeros tiempos se singularizaron los aguadores por la des­ vergüenza de su vocabulario, tanto que era como refrán para las buenas madres limeñas el reprender a sus hijos diciendo: Callen, niños, que por las «lisuras» que dicen me parecen aguadores.