aguacero


También se encuentra en: Sinónimos.

aguacero

1. s. m. METEOROLOGÍA Lluvia violenta, abundante y repentina de poca duración a la salida del concierto les cayó encima un aguacero.
2. Conjunto de sucesos molestos que le suceden a una persona un aguacero de insultos. lluvia

aguacero

 
m. Lluvia repentina, abundante, impetuosa y de poca duración.

aguacero

(aγwa'θeɾo)
sustantivo masculino
lluvia impetuosa de corta duración Un aguacero repentino los sorprendió en la calle.
Sinónimos

aguacero

sustantivo masculino
Traducciones

aguacero

مطر غزير ومفاجئ, هُطُول

aguacero

порой

aguacero

aiguat, xàfec

aguacero

downpour, heavy shower, cloudburst, rainfall, shower

aguacero

subita pluvo

aguacero

بارش‌ متوالي

aguacero

rankkasade, kaatosade

aguacero

averse, giboulée

aguacero

मूसलाधार वर्षा

aguacero

felhőszakadás

aguacero

ulewa

aguacero

ploaie torenţială

aguacero

ливень

aguacero

lejak

aguacero

kortvarigt regn, ösregn

aguacero

sağanak

aguacero

злива

aguacero

liják

aguacero

regnskyl

aguacero

pljusak

aguacero

土砂降り

aguacero

폭우

aguacero

styrtregn

aguacero

temporal

aguacero

ฝนตกหนักมาก

aguacero

trận mưa to

aguacero

倾盆大雨

aguacero

SMshower, heavy shower, downpour
Ejemplos ?
Las monjas creyeron que era yo un gusano y me tiraron con la basura a la huerta del convento; habiendo caído un aguacero, me nací allí.
Habíanos reunido la casualidad y nos retenía en un salón, en torno a una estufa improvisada, el más fuerte aguacero del pasado invierno.
El señor Pepe aguantó, canturreando con voz cascada unas guajiras, el aguacero aquel con que hubo de obsequiarle su irascible compañera y cuando ésta concluyó, díjole con voz reposada al par que se colocaba sobre el encanecido pelo una gorra que a juzgar por sus apariencias debía venir prestándole servicios desde sus remotas mocedades: -Camará, pos lo único que me faltaba era eso, que tú me salieras por seguirillas; ¡pos güena está pa tafetanes la Malena!
Nuevo estrépito, carcajadas, gritos, patadas en los bancos, bolitas de papel que buscan, en gracioso giro por el espacio, las narices del hijo de Peleo. El pobre Zurita dejó pasar el chubasco, tranquilo, como un hombre empapado en agua ve caer un aguacero.
¡Cuándo se ha visto que los embajadores tienen la cola pelada? Y apenas había dicho esto cuando se soltó un aguacero tan, pero tan fuerte, que parecía venirse abajo el cielo.
Como sucesos notables de la época de este virrey, apuntaremos el desplome de un cerro y una inundación en la provincia de Huaylas, catástrofe que ocasionó más de mil víctimas, un aguacero tan copioso que arruinó la población de Paita; la aparición por primera vez del vómito prieto o fiebre amarilla (1730) en la costa del Perú, a bordo del navío que mandaba el general D.
Por ejemplo, una vez que, después de esquilada su majada, vino un aguacero con viento, una tormenta repentina de los mil diablos, que se la arreó a una legua, deshilándose las peladas como cuentas de rosario, por supuesto, antes que él hubiese podido volver de la pulpería donde había ido -por casualidad,- a tomar la tarde, se habían acalambrado más de cien.
- Sí. Ofe, es único. - Tomemos algo caliente mientras allá afuera está que rabia el aguacero. - ¡Y qué música tocan! La primera vez que me trajeron...
Y pasó el Domingo de Ramos y fue el Miércoles del Dolor cuando, apestada y sollozante, la muchedumbre en oración, desde el claustro de San Felipe hasta San Pablo, se agolpó. Un aguacero de plegarias asordó la Puerta Mayor y el Nazareno de San Pablo salió otra vez en procesión.
En cuanto a la gran cantidad de sapitos (ranas) que aparecen en Ica después de un aguacero, decía que eran debidos a que los gérmenes contenidos en las nubes se desarrollan antes de llegar a la tierra.
Creímos que un aguacero tan terrible pronto escampaba; pero de rato en rato más se desataba el aguacero, hasta que se volvió una granizada que parecía desgranando máiz.
Llueve y más llueve y a veces el aguacero es eterno, porque aquí dura el invierno solamente trece meses; y así mienten los franceses que andan a Quito situando bajo de la línea, cuando es cierto que está este suelo bajo las ingles del cielo, es decir, siempre meando.