agriarse

Traducciones

agriarse

sour, to turn sour, acid

agriarse

vr. to turn sour.
Ejemplos ?
Su relación con la misma comenzó a agriarse, por lo que después de una fuerte crítica de Nick Kent (devoto de Syd Barrett) sobre su nuevo material y otra de Pete Erskine de la revista NME, regresaron al estudio la primera semana de 1975 para comenzar a dar forma a su nuevo álbum.
Jinnah reportó "una bifurcación de caminos" después de que su solicitus de realizar enmiendas menores a la propuesta fueron rechazadas rotundamenteafter, las relaciones entre el Congreso y la Liga comenzaron a agriarse.
Pronto la relación entre ambos comenzó a agriarse, ya que Lucile soñaba con bailar en el Teatro de la Academia Real de música en París.
Bowie llegó a decir que Ziggy «no me dejó tranquilo durante años. Aquí fue cuando todo comenzó a agriarse... Toda mi persona se vio afectada.
A comienzos de 1903, las relaciones con este comenzaron a agriarse notablemente, debido en parte a un escándalo con agentes del partido.
Muchos aros delgados y medio redondos en su superficie, semejantes a los que se usan para los toneles, tienen inconvenientes que es preciso evitar a toda costa y consisten no solo en que la mimbre de aquella madera floja se gasta pronto, sino principalmente en que, saliéndose muchas veces la nata del barril, se oculta la que se vierte en la cavidad formada por la reunión de dos o mas aros, se pone agria al momento así como el suero que se separa al hacer la manteca y por poco que toque a la nata esta materia agria, la manteca no tarda en agriarse también; y por otra parte, como todas las preparaciones de la leche necesitan mucha limpieza, estos aros son un obstáculo para la que necesitan los barriles.
En todo caso, una tina puede apestarse, agriarse o ser muy ligero (pulque de tlachique que, para algunos, es el de mejor calidad, ya que es más dulce, de bajo nivel alcohólico y sus efectos alcohólicos son menores); este “tinacal tronado” habitualmente se tira.
Almarche indica en la semblanza que ha dejado sobre él que “habiendo sido desgraciado en algunos negocios, vino a agriarse su carácter en la vejez, volviéndose extremadamente raro, siendo muy contadas las personas que con él sostenían trato en confianza”.
Para matar el fastidio de la larga navegación, entre'tíaían- se una noche los dos vice-cónsules en una partida de naipes, en la que sólo interesaban céntimos de franco, cuando, á pro- pósito de una jugada, suscitó Saillard una disputa; y tanto hubieron de agriarse los ánimos que Espinville dio un bofe- tón á su compañero.