agrio

(redireccionado de agria)
También se encuentra en: Sinónimos.

agrio, a

(Del lat. acer, acris, acre, agudo, penetrante.)
1. adj./ s. Que es ácido al gusto o al olfato el limón y el vinagre tienen un sabor agrio. ácido
2. Que es áspero, desabrido o agresivo es agrio de carácter y mordaz en los comentarios.
3. Que es de difícil acceso o tránsito. peñascoso
4. METALURGIA Se aplica al metal que es frágil. quebradizo
5. ARTE Se aplica al colorido que no tiene armonía o consonancia.
6. Que es muy cruel o duro. hiriente
7. s. m. Zumo de una fruta ácida.
8. s. m. pl. AGRICULTURA Frutos agrios o agridulces, como el limón o la naranja países productores de agrios.

agrio, -gria

 
adj. Ácido.
fig.Áspero, peñascoso.
Acre.
Díc. del metal frágil, no dúctil.
adj.-m. Díc. del colorido falto de armonía.
m. Zumo ácido.
m. pl. agr. Nombre genérico de un grupo de plantas arbóreas del género Citrus, de la familia rutáceas, originarias de Asia y difundidas ampliamente en toda la región mediterránea y en zonas de clima parecido. Las más importantes son: el naranjo, el limonero, el mandarino, el pomelo y el bergamoto. (V. naranja.)

agrio, -gria

(ˈaγɾjo, -γɾja)
abreviación
1. que tiene sabor ácido como el limón Debemos tirar esta leche porque ya está agria.
2. que es irónico, malhumorado o pesimista un carácter agrio
3. agradable que es desagradable una agria discusión

agrio, -gria

('aγɾjo, -γɾja)
abreviación
1. sabor, olor que es áspero y penetrante el olor agrio de la transpiración
2. que tiene este olor o sabor La leche está agria.
3. que es áspero o poco agradable una persona agria
4. que es mordaz y generalmente pesimista El periodista es conocido por sus agrias entrevistas.

agrio, -gria

(ˈaγɾjo, -γɾja)
abreviación
1. que tiene sabor ácido como el limón Debemos tirar esta leche porque ya está agria.
2. que es irónico, malhumorado o pesimista un carácter agrio
3. agradable que es desagradable una agria discusión

agrio, -gria

('aγɾjo, -γɾja)
abreviación
1. sabor, olor que es áspero y penetrante el olor agrio de la transpiración
2. que tiene este olor o sabor La leche está agria.
3. que es áspero o poco agradable una persona agria
4. que es mordaz y generalmente pesimista El periodista es conocido por sus agrias entrevistas.
Sinónimos
Traducciones

agrio

sauer

agrio

kyselý

agrio

sur

agrio

hapan

agrio

kiseo

agrio

酸っぱい

agrio

agrio

zuur

agrio

sur

agrio

kwaśny

agrio

azedo

agrio

sur

agrio

มีรสเปรี้ยว

agrio

ekşi

agrio

chua

agrio

酸的,

agrio

кисел

agrio

agrio

A. ADJ
1. (al gusto) → sour, tart (fig) (= desabrido) → bitter, disagreeable
2. [camino] → rough, uneven; [materia] → brittle; [color] → garish
B. SM (= zumo) → sour juice agrios (= frutas) → citrus fruits

agrio-a

a. sour, tart, acid.

agrio -gria

adj sour
Ejemplos ?
Yo esperaba que todos los tomates podridos que allí fermentaban por el suelo se estrellarían contra la cabeza del "zelje" de Ouazan; pero los andrajosos, que formaban un círculo en torno de él, se limitaron a reírse con gruesas carcajadas y a injuriarle alegremente en su lengua nativa; y entonces yo, sentándome en el mismo ruedo que formaban los hombres de la tribu de El-Tulat, le arrojé una moneda de plata, y el manco insigne, descalzo y hediendo a leche agria, comenzó su relato, que yo pondré en asequible castellano.
Ello es que, entre un camaroncito pipifindingucy acompañado de un vaso de chicha de jora, y un bocadito de seviche en zumo de naranja agria, seguido de una cepita del congratulámini quita pesares, nos dieron las ocho de la noche, hora en que la obscuridad del Cercado era superior á la del Limbo.
Sencilla para pensar, prudente para sentir, recatada para amar, discreta para callar, y honesta para decir; robusta como una encina casera cual golondrina que en casa canta la paz, algo arisca y montesina como paloma torcaz; agria como una manzana, roja como una cereza, fresca como una fontana, vierte efluvios de alma sana y olor de Naturaleza.
No os pesará. Mi narración es más sabrosa que la pata de camello hervida en leche agria. Mercader timorato de tus monedas, escucha al Ciego...
Abejas y Cera.- Una granjería tienen particular; de la cera que labran unas abejuelas pequeñas, que hacen sus panales debajo la tierra. La miel es agria y la cera amarilla y blanda; sácanla los indios y véndela a los españoles a real la libra.
Este atropello tan burdo y cobarde ejercido en una mujer, a la que por pura deferencia se le admiten dos colchas en la prisión, viene a dar de lleno en el espíritu apocado de muchas ilusos, que, cantando la vieja y temblorosa salmodia del orden y la paz y el respeto a la legalidad, esperan que la tiranía les hiciera gracia de todo maltrato y premiara su pasivismo con la libertad cuya conquista temen emprender digna y virilmente. El desencanto brutal hace oir su voz agria a los pobres bebés que todo lo veían de color de leche.
-Desgraciadamente, reverendo padre, la dueña de la casa se apareció como enviada por el diablo, con unas magras tan delicadas, y unos pastelillos que parecían hechos por manos de ángel, y unos chicharroncitos tan suculentos, y unas oleosas verdinegras de Moquegua, y un tamalito serrano, y un sevichito de pescado chilcano con naranja agria, y una tortillita de camarones con rabanito y cebolla, y...
Allá por un pueblo del mar Báltico, del lado de Rusia, vivía el pobre Loppi, en un casuco viejo, sin más compañía que su hacha y su mujer. El hacha ¡bueno!; pero la mujer se llamaba Masicas, que quiere decir «fresa agria».
Haciéndose cada vez más agria la cuesta, más grave el peso, aún vaciló y cayó, pero se sostuvo en las palmas de las manos; y entonces, como echase atrás la cabeza, apartáronse los descompuestos bucles y quedó patente el rostro maltratado y escupido, los dulces labios marchitos como pisoteada flor, la bella barba horquillada y rizosa, la cándida frente claveteada de espinas, los serenos abismos de los ojos, que con ternura y paz miraban en torno de sí.
Por el contrario, las palabras «Milicia Urbana» perdieron su fuerza y se malearon, semejantes también al vino, que expuesto al aire libre se agria y se desvirtúa.
Y era agria Masicas de veras, como la fresa silvestre. ¡Vaya un nombre: Masicas! Ella nunca se enojaba, por supuesto, cuando le hacían el gusto, o no la contradecían; pero si se quedaba sin el capricho, era de irse a los bosques por no oírla.
Durante los siglos dieciocho y diecinueve, nuestros antepasados rugían en agria controversia entre dos partidos en opinión y política, llamados a sí mismos, respectivamente, los Proteccionistas y los Partidarios del Libre Comercio, los primeros mantenían que estaba bien cerrar la competencia en el mercado de un país a los capitalistas extranjeros por medio de una tarifa sobre las importaciones, mientras que los segundos mantenían que no debería haber ningún obstáculo en absoluto en el camino del libre comercio.