agreste

(redireccionado de agrestes)
También se encuentra en: Sinónimos.

agreste

(Del lat. agrestis < ager, agri, campo.)
1. Se aplica al terreno que es abrupto o tiene desigualdades, por lo que es difícil el tránsito por él.
2. Que es rudo o falto de urbanidad. tosco
3. BOTÁNICA, ZOOLOGÍA Se aplica al vegetal o al animal que no ha sido cultivado o domesticado. silvestre

agreste

 
adj. Campesino o relativo al campo.
Áspero, inculto o lleno de maleza.
fig.Rudo, tosco, grosero, falto de urbanidad.

agreste

(aˈγɾeste)
abreviación
1. animal, vegetal que vive en el campo de forma natural vegetación agreste
2. terreno que no produce y está descuidado camionetas para terreno agreste
3. que es áspero y tosco, poco educado actitud agreste
Sinónimos

agreste

adjetivo
1 inculto, silvestre*, campestre, salvaje*, montaraz, cimarrón (América), fiero, cerril, bravío*.
Se aplican al campo o a las plantas y animales que viven en él.
Traducciones

agreste

wild, rural, rustic

agreste

agreste

agreste

ADJ
1. (= campestre) → rural, country
2. [paisaje] → wild
3. (fig) (= tosco) → rough, uncouth
Ejemplos ?
Sus formas agrestes cambiaron por completo; sus mechones cerdosos se volvieron lana, y se hinchó de orgullo al ver su hermoso vellón.
TELL.––Voy a indicároslo. Estadme atento; ascenderéis el curso del río Reuss, que se precipita con ímpetu de lo alto de agrestes montañas.
Catón no llegó a manos con las fieras, que el seguirlas es de agrestes cazadores...
Presentóse el noble mozo Con impávida insolencia Al Tribunal, despachando Sus negocios con franqueza; Y sus vuelillos de encaje, Y sus hebillas con perlas, Y sus pajes ataviados Con magníficas libreas, Apagaron los murmullos E hicieron al fin domésticas Las voluntades agrestes De la turba descontenta.
Dios anda confuso; la mujer como sacada de quicio y aturdida; pero la naturaleza enciende siempre el sol solemne en medio del espacio; los dioses de los bosques hablan todavía la lengua que no hablan ya las divinidades de los altares; el hombre echa por los mares sus serpientes de cabeza parlante, que de un lado se prenden a las breñas agrestes de Inglaterra, y de otro a la riente costa americana; y encierra la luz de los astros en un juguete de cristal; y lanza por sobre las aguas y por sobre las cordilleras sus humeantes y negros tritones; –y en el alma humana, cuando se apagan los soles que alumbraron la tierra decenas de siglos, no se ha apagado el sol.
X De cuantos guerreros se rodean el schal amarillo a la cintura en las fiestas y a la rente en el combate, solo el caudillo de Orisa tendría el valor necesario para arriesgarse en sus agrestes y enmarañados senderos con una noche tan terrible.
En las laderas menos agrestes hay casas de labor, antiguas y rocosas, con edificaciones cubiertas de musgo, rumiando eternamente en los misterios de la Nueva Inglaterra; pero todas ellas están ahora vacías, con las amplias chimeneas desmoronándose y las paredes pandeándose debajo de los techos a la holandesa.
Valentín Alsina: “Ha hecho un gran daño a nuestra causa con sus prevenciones, casi agrestes y serviles, contra el extranjero, copiando el estilo y fraseología de aquel; prevenciones tanto más inexcusables, cuanto que era un hombre de discernimiento.
-El general Prim llevará a la cacería que ha dispuesto en los montes de Toledo una escolta de dos escuadrones de Caballería, un piquete de Guardia Civil, veinte carruajes, ochocientos perros, cuarenta batidores, etc., y, además, se pondrá un telégrafo entre aquellas agrestes soledades y esta capital.
Cómo pájaro y flor en las agrestes, pavorosas llanuras desoladas, son retoques audaces que proyectan vida, valor, perfume, resonancia: en mi solemne, desierta pampa, como cántico y flor fue tu sonrisa, como cántico y flor fue tu mirada.
Las cumbres azules de los montes se vestían ele luz bajo un sol dorado y triunfal. Volaba la brisa en desiguales ráfagas, húmedas y agrestes como aliento ele arroyos y yerbazales.
Los peones cuchichean en los ranchos agrestes; las hembras escudriñan los espacios celestes, como soñando un hombre superior, un mancebo de formas endiabladas, un macho ardiente, un nuevo peón que viniera a brincos por las viviendas de ellas, violando a las esposas antes que a las doncellas.