agraciado

(redireccionado de agraciada)
También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con agraciada: agradecido

agraciado, a

1. adj./ s. Que recibe una gracia o premio han sido muchos los agraciados en el sorteo de la lotería. afortunado
2. adj. Que tiene cierta gracia o atractivo es una adolescente agraciada y garbosa.

agraciado -da

 
adj. Que tiene gracia o es gracioso.
Hermoso, lindo.
Recompensado, afortunado en un sorteo.
Sinónimos

agraciado

, agraciada
Traducciones

agraciado

blessed, graceful

agraciado

aggraziato

agraciado

우아한

agraciado

Graciös

agraciado

/a
A. ADJ
1. (= atractivo) → graceful, attractive; (= encantador) → charming
poco agraciadoplain
2. (= con suerte) → lucky
ser agraciado conto be blessed with
salir agraciadoto be lucky, be the winner
B. SM/Flucky winner
Ejemplos ?
Cerrad los ojos una vez más, para que podáis ver lo que de buena gana olvidaría que he visto jamás--las interminables filas de mujeres, pálidas, con hoyos en sus mejillas, con rostros vacíos y apáticos, salvo por el acento de la miseria, con sus ropas hechas harapos, descoloridas y asquerosas; y no solamente mujeres, sino multitudes de niños pequeños, harapientos y con el rostro arrugado--la leche de cuyas madres apenas brotaba de su sangre, niños cuyos huesos todavía eran ternillas. Edith me presentó a la superintendente de una de las fábricas, una mujer agraciada de quizá cuarenta años.
García Gutiérrez I Niño de blondos cabellos, süaves como la sonrisa del querub, que para jugar con ellos descienda mansa la brisa del azul. Tienes la faz agraciada brilla en tu frente preciosa el candor, y tu boca inmaculada húmeda es, cual de la rosa el botón.
Era esta una morenita muy agraciada, que no tenia mas que mil y quinientas varas de estatura, pero que con sus gracias reparaba lo chico de su cuerpo.
Era andaluza y de agraciada lámina, á pesar de que ya frisaba en los cuarenta y cinco diciembres; y lo zalamero y nada orgulloso de su carácter le habían conquistado muchas simpatías entre la gente del pueblo.
Ya llevaba compuestas dos estancias de una canción estigia que pensaba recitar a Tesífone luego que llegase, en que la alababa de linda, y de la más jovencita y agraciada de todas las Furias.
Eres el adolescente aquel que salió de entre estos cerros, para formar entre los primeros en la legión de 1811; eres el más temerario y el más humano al par de los capitanes del padre Artigas; eres el coplero aquel que iba a cantar, al son de la guitarra campesina, los retos de la patria reflexiva al pie de los bastiones españoles, en las noches estivales del primer asedio de la ciudad cautiva; eres el que, luchando contra ciento, sintió, como en su propia carne, el abrazo de las boleadoras portuguesas en las patas de su caballo, que sólo conocía el temerario camino del peligro; eres el del reto de la Agraciada, el del grito al Sarandí.
Pero la gran agudeza del padre loco, pasando por alto otras, es la siguiente que refiere el ya citado cronista agustino. Entre sus confesadas había una vieja, madre de una muchacha tan devota como agraciada de figura.
¿Cómo y por qué, entonces, Lavalleja se anuncia a los irredentos al desembarcar en la Agraciada llamándoles argentinos orientales y manifestando el propósito de cumplir el programa artiguista?
Mi mujer, la madre de mis hijos quiero decir, porque esta y no otra es mi mujer, mi mujer es, como usted habrá visto, una mujer agraciada, tal vez hermosa, pero a mí nunca me inspiró ardor de deseos, y esto a pesar de la convivencia.
Tenía dieciséis años, más o menos, cuando un minero la encontró agraciada, le propuso hacerla su mujer, y sin más ceremonia la trajo a la Pampa, y la alojó en la oficina de la Coya.
El marido que en los primeros días del matrimonio entregó al sacerdote una esposa amable y agraciada, recibe a los pocos años una rezadora de virtud angulosa y astringente, una altarera sin higiene en el cuerpo ni ternura en el alma, una ogresa mística y santa que vive oponiendo a todo impulso racional un inamovible murallón de ignorancia y terquedad.
Y ya, con tal espacio de breve vida la agraciada juventud, a su sanguínea madre golpes de duelo daba en su tibio pecho, 125 cinco los sobrevivientes: de los cuales fue uno Equíon.