agote

(redireccionado de agotes)

agote

 
adj.-s. Díc. de ciertos naturales del valle de Baztán, en Navarra.
Ejemplos ?
Las poblaciones católicas de la Galia intentaron seguir ejemplo de Clodoveo y se afanaron en expulsar a los visigodos. Esto produjo la creación del pueblo de los agotes que profesaban un arrianismo mezclado con politeísmo escandinavo.
Una de las teorías apoyadas por algunos historiadores es que el pueblo se fundó principalmente con agotes traídos por Goyeneche procedentes de Bozate para que estos pudieran huir del acoso de los habitantes del Valle de Baztán en Navarra.
Empleándolos como mano de obra barata en la construcción de las casas y como administradores y escribientes debido a sus conocimientos del idioma francés. Es posible que fuese así, aunque no hay constancia de apellidos agotes en el censo de población de 1722.
En Nuevo Baztán vivían familias navarras, castellanas, flamencas y portuguesas. Fue construido por agotes, venidos de Navarra del valle de Baztán (de ahí que se llamara Nuevo Baztán).
Menos probable es que la etimología se remonte a los bagaudas. Los agotes no constituían un grupo étnico ni religioso diferenciado.
Un dicho popular en Bozate era: "Al agote, garrotazo en el cogote". Casta Burakumin Baekjeong Dalit María del Carmen Aguirre Delclaux, Los agotes.
Los agotes no podían mezclarse en ningún caso con los no agotes: en las iglesias navarras solían quedar relegados a un hueco bajo el coro, el campanario o la escalera para oír misa, y con frecuencia tenían una entrada específica, a un lado de la principal, más baja y más estrecha.
También se ha relacionado el origen de los agotes con grupos de cátaros huidos de Occitania y rechazados por su condición herética.
Bizén d'o Río Martínez, Nieus Luzía Dueso Lascorz. "Los agotes de Gestavi (bal de Gistau)". Argensola: Revista de Ciencias Sociales del Instituto de Estudios Altoaragoneses, ISSN 0518-4088, Nº 106, 1992, pags.
Apología por los Agotes de Navarra y los Chuetas de Mallorca (Madrid, 1786) Apología del método de estudios del Seminario de Vergara (Vitoria-Gasteiz, 1806).
¡valor, firmeza, corazón no brotes todo tu llanto ahora, no lo agotes, que mucho, mucho que sufrir aún falta: ya no lejos resalta de la llanura sobre el verde manto la ciudad de las tumbas y del llanto; ya me acerco, ya piso los callados umbrales de la muerte, ya la modesta lápida diviso del angélico ser que el alma llora; ven, corazón, y vierte tus lágrimas ahora!
No seas el buitre de ningún Prometeo. No agotes jamás el hígado de los grandes encadenados en el peñón de los egoísmos sociales. No causes tormentos, no sordas iras, ni envidias bajas, ni rivalidades ruines.