agorero


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con agorero: sortilegio

agorero, a

1. adj./ s. Que adivina o cree en agüeros. adivino
2. Que presagia males o desdichas ave agorera.

agorero, -ra

 
adj.-s. Que adivina por agüeros o cree en ellos.
Que predice, sin fundamento, males o desdichas.
adj. Díc. del ave que se cree anuncia algún mal futuro.

agorero, -ra

(aγoɾeɾo, -ɾa)
abreviación
que anuncia males o desgracias un ave agorera

agorero, -ra


sustantivo masculino-femenino
persona o cosa que anuncia males o desgracias Los agoreros se regocijan en la desgracia.
Sinónimos

agorero

, agorera
adjetivo y sustantivo

agorero:

profetaadivino, augur, sibilino, zahorí, arúspice, mago, vidente,
Traducciones

agorero

soothsayer

agorero

/a
A. ADJ (= que presagia) → prophetic; (= que presagia males) → ominous
ave agorerabird of ill omen
B. SM/F (= adivino) → soothsayer, fortune teller
Ejemplos ?
(Algunos autores y algunos espacios web en castellano dan el nombre de "progenitores" que es del todo inventado). (en inglés) pág.87 40 aC: El caballo agorero de SEIU.
Es de gente menor, y de la envidia incapaz y roedora, el picar puntos a la grandeza patente, y negarla en redondo, por uno u otro lunar, o empinársele de agorero, como quien quita una mota al sol.
Los perros ladraban con aquel aullido prolongado, intérprete de su instinto agorero; el gran coloso, la inmensa capital, toda ella se removía como un moribundo que tantea la ropa; entonces no vi más que un gran sepulcro; una inmensa lápida se disponía a cubrirle como una ancha tumba.
No más luchando con el rudo viento, De cuervos roncos agorero bando, Vendrá a mecerse donde el son violento Del cóncavo cañón le esté llamando No más al rayo de amarilla luna Vagarán por la noche en la montaña Las sombras de los héroes sin fortuna Que gloria piden y sepulcro a España.
6 Y pasó á su hijo por fuego, y miró en tiempos, y fué agorero, é instituyó pythones y adivinos, multiplicando así el hacer lo malo en ojos de Jehová, para provocarlo á ira.
Entonces los tarentinos trajeron en su favor a Pirro, rey de Grecia (cuyo nombre, en aquel tiempo, era muy famoso), quien se declaró enemigo acérrimo de los romanos; y consultando éste al dios Apolo sobre el suceso que había .de tener la guerra, le respondió con un oráculo tan ambiguo, que cualquiera de las dos cosas que sucediese podía quedar con la reputación y crédito de adivino, porque dijo así: Dico te, Pyrrhe vincere posse romanos, y de esta manera, ya los romanos venciesen a Pirro, o Pirro a los romanos, el agorero seguramente podía esperar el éxito, cualquiera de las dos cosas que sucediesen Y ¿qué estrago y matanza padeció uno y otro ejército?
¡Cómo el alma contemplaros En sí recogida gusta! Del mustio agorero búho El ronco graznar se escucha, Que el magnífico reposo Interrumpe de las tumbas.
Entiendo el agorero Graznar de la corneja, La ronca voz de buitre Que huele su festín; Del solitario búho La temerosa queja, Y el amoroso trino Del ágil colorín.
Y aquellas que su casa campo vieron volver, sus telas hierba, a la deidad de Baco inobedientes, --ya no historias contando diferentes, en forma sí afrentosa transformadas--, segunda forman niebla, ser vistas aun temiendo en la tiniebla, aves sin pluma aladas: aquellas tres oficïosas, digo, atrevidas Hermanas, que el tremendo castigo de desnudas les dio pardas membranas alas tan mal dispuestas que escarnio son aun de las más funestas: éstas, con el parlero ministro de Plutón un tiempo, ahora supersticioso indicio al agorero...
Y a cada chispa del tizón postrero, A cada empuje del turbión errante, A cada voz del pájaro agorero Que velaba en el nido vacilante, Volvíamos el gesto, recelosos, En derredor del descompuesto fuego, Levantando los ojos perezosos, Que al roto sueño se tornaban luego.
Y al morir la dolorosa, un ave negra le llevó al lucero en el pico ladrón la mariposa. Fue en un día tres veces agorero; ese día de un mes, nos ha quedado como el mejor para decir «Me muero».
Cuando la tosca llave enmohecida tuerza la chirriante cerradura en la añeja clausura del zaguán, los dos púdicos medallones de yeso, entornando los párpados narcóticos, se mirarán y se dirán: "¿Qué es eso?" Y yo entraré con pies advenedizos hasta el patio agorero en que hay un brocal ensimismado, con un cubo de cuero goteando su gota categórica como un estribillo plañidero.