agonizante


También se encuentra en: Sinónimos.

agonizante

1. adj. Que agoniza ya agonizante perdió la conciencia de su estado. moribundo
2. RELIGIÓN Se aplica al religioso que tiene como misión principal asistir a los moribundos.

agonizante

 
adj.-m. Díc. del religioso de la orden que tiene como misión auxiliar a los moribundos.
m. En algunas universidades, el que apadrinaba a los graduados.
Sinónimos

agonizante

adjetivo y sustantivo masculino
Traducciones

agonizante

agonisant

agonizante

dying

agonizante

Sterben

agonizante

morrer

agonizante

الموت

agonizante

πεθαίνουν

agonizante

死亡

agonizante

死亡

agonizante

死ぬ

agonizante

죽어

agonizante

A. ADJ (= moribundo) → dying; [luz] → failing
B. SMFdying person
Ejemplos ?
Llama lastimera, como agonizante; imploración para que los creyentes asistan al rosario por las almas de quienes aún tienen cuerpo o por aquellas que lo han perdido en los rincones insospechados de algún cementerio.
Sobre esta muda desolación se derramaba una desagradable luz plomiza que provenía de las vidrieras ennegrecidas del ábside, sobre las cuales incidían los rayos del sol agonizante.
Un altar y un crucifijo, y la enlutada capilla lánguida vela amarilla tiñe en su luz funeral, y junto al mísero reo, medio encubierto el semblante, se oye al fraile agonizante en son confuso rezar.
El llamar incesante de la madre perdida, del niño agonizante, del padre prisionero y del soldado que se debatía en su propia sangre, repercutía en la selva, remontándose un eco de dolor que llegó hasta las hospitalarias ciudades del país, con un acento de piedad.
Y con pompa augusta y santa, pero que los pechos quiebra del aterrado gentío que a la gran Toledo puebla, consternado el arzobispo, con devota pompa lleva al regio doliente Alcázar el Pan de la vida eterna. Tal consuelo sintió el alma, de piedad insigne llena, que aun pudo dar fuerza al cuerpo de la agonizante enferma.
La madre, escarbando rabiosamente aquella masa movediza, había logrado otra vez poner en descubierto la amoratada faz de su hijo, y una lucha terrible se trabó entonces en derredor de la rubia cabeza del agonizante.
Y en el centro de hallazgo cotidianos fue aprendiendo mi silueta agonizante y renaciente a no ser lluvia ni relámpago; a no ser súplica ante brazos desgajados; a no ser dádiva en carencia enmascarada; a no ser principio en los finales; a no ser lo que se es sin ser los otros seres.
Y la andanza amoresca de otra vida sucumbió sin añoranza de sus eras… Búsquedas de antaño consumidas cuando mi silueta agonizante y reviviente descubrió la realidad del cactus y aprendió el justo sentir.
Entre nosotros, Carlos IV ha sido el último de nuestros príncipes cazadores; y los nobles, reflejo siempre en sus costumbres de los reyes, han dejado morir una diversión en la cual ya no tenían a quien remedar; en España, pues, se puede decir que hay cazadores, hay individuos, pero no hay caza propiamente dicha, y sólo en algún rincón de provincia da todavía esta antigua afición señales de un resto de agonizante vida.
Solamente una veladora escandaliza las umbrosidades con su tenue flama que parece bailarina esbelta y voluptuosa a punto de desfallecer y con cuyos movimientos obliga a las vírgenes para las cuales se encuentra ofrendada a que la acompañen en su danza agonizante.
Me llama durante varios minutos seguidos, de una manera agonizante: «Ahí abajo, ¡cuidado!, ¡cuidado!» Se queda de pie, gesticulando, y hace sonar mi campanilla...
Verle. Era como el sorbo de agua que pide por amor de Dios, en el campo de batalla, el herido agonizante. Hay un suplicio en estas crisis psicológicas: ver amanecer, sin que en toda la noche se haya conciliado el sueño.