agitarse

agitarse

(axiˈtaɾse)
verbo pronominal
1. moverse de un lado a otro rápidamente Las ramas de los árboles se agitaban con el viento.
2. ponerse nerviosa una persona La gente comenzó a agitarse con las noticias.
Traducciones

agitarse

to stir, toss, stir, surge, flap

agitarse

wuiven, flappen

agitarse

třepotat (se)

agitarse

blafre

agitarse

schlagen

agitarse

läpättää

agitarse

claquer

agitarse

lepršati

agitarse

パタパタ動かす

agitarse

퍼덕거리다

agitarse

flakse

agitarse

trzepnąć

agitarse

agitar

agitarse

slå

agitarse

กระพือปีก

agitarse

đập

agitarse

拍打
Ejemplos ?
or los años de 1581 estaba Su Santidad el Papa Gregorio XIII tan seriamente enfermo, que ya los conclavistas principiaban a agitarse, pues se desencadenaban ambiciones en pos de la tiara.
La parte central de aquella tierra era la más proporcionada y la que tenía un parecido más perfecto con el compuesto humano; al agitarse, produjo, por causa de su viscosidad, unas burbujas, como las del agua que hierve.
Pero escucha, musa mía: la música reverente del poema de María es la total armonía del Universo viviente, y todo lo que es cantar, y todo lo que es bullir, entero se le ha de dar, porque cantar es amar, porque agitarse es sentir.
Dos o tres perros salieron ladrando a nuestro encuentro, y en la lejanía otros ladridos respondieron a los suyos. Vimos en torno de la lumbre agitarse y vagar figuras de mal agüero: Rostros negros y dientes blancos que las llamas iluminaban.
De pronto el paño comenzó a agitarse y mientras la flauta emitía sonidos cada vez más penetrantes, dos serpientes de verde y oro asomaron sus extrañas cabezas triangulares, y se fueron levantando muy despacio, balanceándose al ritmo de la música, como una planta acuática se balancea en la corriente.
Aunque semejante nueva hizo en María el efecto de un golpe eléctrico, estando, como estaba, preparada para recibir cualquier desgracia, no alteró visiblemente la serenidad que su ánimo fuerte había adquirido; y comprendiendo las tentaciones que debían agitarse en la conciencia del capitán, trató de fortalecerlo en sus deberes en obsequio al amor mismo que le profesaba.
He aquí lo que dice en su obra De las conspiraciones y la justicia política, página 166: “¿Qué hará el Gobierno que ve agitarse bajo su mano la sociedad mal administrada?
A los pocos momentos de marchar los motores el agua empezó a agitarse; entonces la señora Margarita, con gran esfuerzo, salió de la posición en que estaba y vino de nuevo a arrojarse de bruces a los pies de la cama.
No existe, pues, peligro alguno de fachismo o comunismo que amenace la austera democracia que vive nuestra Pátria. Es la ignorancia y la ambición la que hace agitarse con criminales alarmismos a las clases reaccionarias del país.
Durante algunos instantes la campana permanece inmóvil, pero luego comienza a agitarse y de repente sus sones llegan a hacerse tan agudos y claros que ponen fin a mi sueño.
Al instante, aunque el cuerpo del pañero colgaba totalmente flojo e inanimado, su brazo se levantó y su mano empezó a agitarse alegremente como el rabo de un perro que ve a su amo.
La luna, que se había ido remontando lentamente, estaba ya en lo más alto del cielo, cuando al entrar en una oscura alameda que conducía desde el derruido claustro a la margen del Duero, Manrique exhaló un grito, un grito leve y ahogado, mezcla extraña de sorpresa, de temor y de júbilo. En el fondo de la sombría alameda había visto agitarse una cosa blanca que flotó un momento y desapareció en la oscuridad.