Ejemplos ?
Escuchando pasa el esbirro junto a las puertas, sus ojilIos inquieren por las rendijas, estudian los semblantes tratando de adivinar el rasgo característico de la rebeldía, sus oídos se alargan tratando de percibir todos los ruidos inquietantes para el despotismo; se disfraza, pero no se oculta; el esbirro tiene un olor propio que lo denuncia; tan pronto es gusano como es una serpiente; se agita, se retuerce, se escurre por entre la multitud queriendo leer los pensamientos, se pega a las paredes como sí quisiera chupar los secretos que guardan; golpea, mata, encadena; trabaja, trabaja.
los defensores responden: ¡muera!) TERESA (Levanta la bandera roja y la agita.) Morimos, pero la idea que representa esta bandera no morirá.
Pueblo que trabaja día y noche; que se agita incesante como una abeja obrera y que nunca se derrota, porque en su alma hay el vigor de la idea, de la iniciativa feliz para las actividades creadoras de la riqueza económica, que está palpitando sin cesar, como el palpitar del acero de sus máquinas que hacen la vida industrial de su región.
El soplo de la revolución no agita únicamente las copas de los robles; pasa por los floridos cármenes y sacude las blancas azucenas y las tiernas violetas.
Al otro día, a las cinco, muevo otra vez la misma palanca, las regaderas se detienen, y el silencio despierta a la señora; a los pocos minutos corro la palanca que agita el agua y la señora se levanta.
Cuando en la tribuna se discute una ley ordinaria, quizá el impulso fundamental que se agita en nuestra conciencia y en nuestra inteligencia es el impulso del programa partidista.
¿Son tus remordimientos, oh desvarío que invita al horror, son tu lamento o tu pensamiento, todos esos espectros que un vértigo irresistible agita, o son sólo muertos que estuvieron locos?
¿Acaso no piensas que el sentimiento de un poder enemigo que se agita de manera funesta sobre nuestro ser, no puede penetrar en las almas sonrientes y serenas?
Si Jehová soberano indignado recorre el mundo inicuo y aparta dél su poderosa mano, y las razas maldice, torpemente mezcladas, de su Dios y su origen olvidadas; si agita sus caballos iracundos y su carro de fuego airado lanza por medio de los mundos, y encima de las turbas insensatas revientan las henchidas cataratas, al justo salva, y luego, tornando compasivo a la bonanza, de su ira celestial matando el fuego, en prenda de salud y de sosiego tiende el iris de paz y de esperanza.
80 Vamos, hiérete las espaldas con la cola, tus azotes sufre, haz que todos con tu mugiente rugido estos lugares retruenen, tu rútila crin, feroz, sobre tu torosa cerviz agita.” Dice esto amenazante Cibebe, y desliga los yugos con la mano.
Fiesta en que agita a todos un pensamiento, un afán: tener todos un nacimiento: el simbolismo más primitivo y cándido del cristianismo: ¡y el mayor!
Y a veces tenuamente respirando, resistiendo la fiebre que la agita, en siniestro delirio divagando lánguidamente al parecer dormita.