agache


También se encuentra en: Sinónimos.
Traducciones

agache

SM (Andes) (= embuste) → fib, tale
andar de agacheto be on the run
Ejemplos ?
San Pedro se hizo el sueco, murmurando para su túnica: «¡Pues hombre, vaya una ocurrencia! Facilito es que yo me agache por un pedazo de fierro viejo».
Tiene una extensión de 60 km². En la actualidad pueblan Agache algo más de 2.000 habitantes, con una densidad media de 43 hab./km².
Un señor de origen portugués de nombre Don Emilio llama a su sirvienta Rosita para que haga diversas actividades hogareñas (que generalmente requieren que se agache), y él siempre la ve de manera jocosa y explícita.
Fragmento: A la chica que le pica que se venga / Que se rasque, se la mamen, se lo metan / El salchichón que anda suelto por la tienda / Que lo chupe, que se agache y lo consienta.
Grabaciones destacadas según la Guía Penguin de música clásica, en las que ha participado Samuel Ramey son: Gounod: Faust, dirigido por Rizzi, con Hadley, Gasdia, Mentzer, Agache, Fassbaender, Coro y orquesta de la Ópera Nacional Galesa (Teldec).
Tres años más tarde, Bernard Arnault invierte 90 millones de francos, es decir la mayor parte de su fortuna familiar, y adquiere la empresa Financière Agache (Empresa fiduciaria y financiera Agache Willot); con el apoyo de Banque Lazard encarnado en la persona de Antoine Bernheim, Bernard Arnault adquiere la empresa Financière Agache (Empresa fiduciaria y financiera Agache Willot).
La población del área de Agache también evoluciona en este siglo de manera ascendente por lo que surge en 1745 la primitiva ermita de El Escobonal.
En 1858 se produjo el intento fallido de los pueblos de Agache de segregarse del municipio de Güímar para convertirse en municipio independiente.
Y no es que el poeta se resigne, no es que cobardemente agache la cabeza, es que quiere ofrendarle amor a cambio del amor recibido.
Concejo Cantonal para conseguir que aquella loma que mira hacia lo que es hoy el colegio 5 de Junio y donde se encontraba el escenario mantense, sea expropiada para librarse de la familia Pavón que se apostaba en ese sector observando "de agache y gratiche" el espectáculo que se desarrollaba en el campo de juego.
A finales del siglo XVI el ingenio deja de funcionar, recayendo la inmensa hacienda, que se extendía desde el Lomo de Agache hasta Arafo, en el linaje de Luis Tomás Baulén de Ocampo en 1672.
La persona que va a ser penetrada se apoya con sus rodillas y brazos en una posición alta (generalmente en una cama). Cuanto más agache su espalda, más deja al descubierto su ano.