agachado


También se encuentra en: Sinónimos.

agachado, -da

(aγa'ʧaðo, -ða)
sustantivo masculino-femenino
persona que es conformista Eres un agachado, yo hubiera protestado en tu lugar.
Traducciones

agachado

quatto

agachado

/a SM/F (LAm) → down-and-out, bum (EEUU)
Ejemplos ?
Ha permanecido allí agachado "como un perro" (kunos diken) durante años, "siguiendo las instrucciones de una mujer con corazón varonil".
Por eso, en esta hora en que nos atacan, en que a veces la piedra aleve o el insulto mentiroso o la calumnia infame pretende morderlos o morderme, ustedes han visto que ni siquiera me he agachado para recoger lo que lanzan.
Dichoso el tordillo de no entender el castellano de los alrededores de Vigo, pues no resiste la terrible avalancha de maldiciones que, siempre tirando del cabestro y agachado en el malacara detenido, le sacudía el hombre enojado.
Un enfermo ya, que por veneno de serpiente enfermo está, Un prisionero ya, que tira de un pesadísimo destino: en el propio pozo trabajando agachado, encovado en ti mismo, escarbándote a ti mismo, desválido, rígido, un cadáver —, sobreapilado por cien cargas sobrecargado por ti, ¡un sapiente !
Como usted vuelva a decir lo que está diciendo del padre de Grieve, le pondré dos horas de reclusión. ¿Me ha oído usted? Paco Fariña estaba agachado. Paco Yunque también.
La segunda oportunidad, entran por la puerta, yo los escucho, me acerco y preguntan por mí de nuevo y le dije que no había problemas, para evitar problemas ahí con mi familia, le dije: "está bien, está bien, vamos", y una cosa más tranquila, ahí me subieron a un coche de nuevo, agachado para no ver el recorrido y me llevan al lugar que presumo que es una Comisaría, donde me toman declaración...
Dejando los desvanes y rincones, El señor Minimiz, gato de maña, Se salió de la villa a la campaña. En paraje sombrío, A la orilla de un río, De sauces coronado, En unas matas se quedó agachado.
Después de aprovechadas por el apóstol hasta media docena de cerezas, sonriose el Señor y le dijo: -Ya lo ves, Pedro; por no haberte agachado una vez, has tenido que hacerlo seis.
Estaba yo una tarde imaginando qué habría debajo, y agachado sobre la losa rascaba con un hierro el polvo petrificado de las junturas, cuando entró aquella mujerona, la siñá Pascuala, que pareció extrañarse mucho al verme en tal ocupación.
Por cierto era duro el trabajo de alzar todo el día y amontonar gavillas, y cargarlas en los carros y ponerlas en parvas; el sol era fuerte, y se trabajaba casi sin descanso desde la madrugada hasta la noche; pero, en resumidas cuentas, era menos duro que guadañar agachado como en Italia; a más, y esto es capital, ¿no es cierto?
Etéreo como una revelación de los mundos celestiales quedó Damiancito con los atavíos; y cual si ellos influyesen en los vuelos de su espíritu sacerdotal, iba creciendo al par que en majeza y galanura en las sapiencias y reconditeces de la latinidad. Agachado en su mesita cojitranca vertía del latín al romance y del romance al latín, ahora a Cornelio Nepote y tal cual miaja de Cicerón, ahora a San Juan de la Cruz, cuya serenidad hispánica remansaba en unos hiperbatones dignos de Horacio Flaco.
Así agachado, de su madre enfrente, asaba diligente una y otra castaña, cuando, la vista alzando descuidado, vio con admiración cierta montaña de pelo engrafillado, con que se coronaba y guarnecía un ojal que su madre allí tenía.