agüero


También se encuentra en: Sinónimos.

agüero

(Del lat. augurium < augur, augur.)
1. s. m. OCULTISMO Pronóstico que se realiza por la interpretación de ciertas señales.
2. Presagio o señal de cosa futura. premonición

agüero

 
m. Presagio que algunos pueblos gentiles sacaban del canto y vuelo de las aves o de fenómenos meteorológicos.
Presagio o señal de cosa futura.
Pronóstico, favorable o adverso, formado supersticiosamente.
Sinónimos

agüero

sustantivo masculino
predicción, presagio, pronóstico, augurio.
Aunque en el verbo agorar predomina el matiz de predecir desdichas, el sustantivo agüero no connota esta cualidad, y los agüeros pueden ser buenos o malos, felices o desgraciados.
adivinar

de mal agüero locución adjetivo ominoso, azaroso, aciago, funesto.
Traducciones

agüero

SMomen, sign
de buen agüerolucky
ser de buen agüeroto augur well
de mal agüeroof ill omen, unlucky
pájaro de mal agüerobird of ill omen
Ejemplos ?
Debían efectuar esa peregrinación hasta encontrar el otro buen agüero que les indicaría el alto a la misma y la fundación de una nueva TOLLAN.
HOYA DE HUESCA: Aguas, Agüero...
Hasta la gana de comer se me quitó; hasta Frutos, que en ésas le atacó la gota, se me olvidó. "¡En qué inguandias andarán!", decía con aire de mal agüero, cuando pasábamos cerca de su cuarto.
A la quinta hora salió de palacio, habiendo determinado no decidir algún caso, disculpándose con la poca salud, por causa de no haber podido sacrificar: agüero que le atemorizó algo.
¿No ves la vida que nos ha prometido la naturaleza? Pues ella quiso que el primer agüero fuese el llanto. Con este principio venimos al mundo, y en él consiste el orden de los años venideros, y en esta forma pasamos nuestra vida.
ODER DEL CABILDO A FAVOR DE JUAN RODRIGUEZ PIZARRO Y JUAN AGÜERO PARA GESTIONAR EN LA CORTE DE LA VILLA DE MADRID DONDE RESIDE SU MAJESTAD LA SALIDA DE POR LO MENOS UN NAVÍO ANUAL CON GÉNERO DE FRUTOS DE LA TIERRA A LA NUEVA ESPAÑA Y ASÍ SANEAR LAS VICISITUDES QUE HA PADECIDO ESTA CIUDAD CON PERJUICIO DE SUS RENTAS Y EL CAUDAL DE SUS VECINOS, QUIENES ESTÁN SIN PODERSE A FUTURO SUSTENTAR .
Con hachas de cera, pobres, vestidos de negro, van de dos en dos; los siguen las cofradías; a lento paso un féretro se acerca con una palma y corona de un blanco paño cubierto, de blancas flores... ¡Agüero terrible!, que es de doncella principal y de respeto el funeral le parece...
Sin embargo, el establecimiento, que quedaba bajo la dirección del doctor Agüero, se resentía aun de las trabas de la enseñanza escolástica, y sólo fue más tarde, cuando M.
nos organizaba bailes en el dormitorio, antiguamente destinado a capilla, en el que aún existía el altar, y en el que, en otro tiempo bajo el doctor Agüero se hacían lecturas morales una vez por semana.
Uno de ellos, un francés que tenía una peluquería frente al Colegio, y que nos profesaba suma antipatía por nuestro escaso consumo de sus artículos, fue preparado por mí y ribeteado por Eyzaguirre; justamente enfurecido, se precipitó a llevar la queja al doctor Agüero.
Todo lo que hemos dicho queda en transparencia, en el trozo de carta privada que en seguida transcribiremos de Bernardino Rivadavia a su consejero y amigo Julián Segundo Agüero: “París, 29 de mayo de 1833… Juzgo conducente asegurar a Ud.
Que en él fué delirio al cabo Lo que al principio coraje, Y la sed de su venganza Degeneró en insaciable. Era su presencia agüero De horrendas calamidades, Y era su nombre un conjuro De desventuras y males.