aferrarse


También se encuentra en: Sinónimos.

aferrarse

(afeˈraɾse)
verbo transitivo
1. agarrarse con fuerza a algo El conductor se aferró al volante.
2. mantener e insistir con firmeza en una idea El ministro se aferró a su punto de vista.
3. no querer soltar algo inmaterial aferrarse al pasado
Sinónimos
Traducciones

aferrarse

to cling, cling, grapple
Ejemplos ?
Nuevos disparos retumbaron sonoros y como rodando de cañada en cañada, y encabritándose de pronto Careto rebrincó alocadamente haciendo a su jinete aferrarse para no caer con desesperado ahínco a la montura, y después, libre de rienda, y espoleado, sin duda, por el dolor, salió disparado como una flecha, atravesó raudo como una visión, por entre los carabineros, que le saludaron con una nueva descarga, y se perdió de vista, siempre galopando vertiginosamente, tras la loma situada frente al lugar donde tenía lugar el encuentro.
Ante ésta dramática situación los indígenas no tuvieron otro camino que aferrarse a su ancestral espíritu místico-religioso, abrazando a la religión, pero adaptándola a su milenaria religión.
Sin embargo conducen ambos principios, tanto aferrarse al pasado, que es lo que enseña el humanismo, como hacerlo al presente, que es el fin del realismo, solamente al poder sobre lo transitorio.
Ella no reprochaba a éstos, como los legitimistas a los suyos, el haber desertado de un principio, sino, por el contrario, el aferrarse a principios ya superfluos.
Mil gritos, mil sollozos, mil blasfemias llenaron los ámbitos de la prisión. Todo hombre que va a morir suele aferrarse a una idea cualquiera y no abandonarla más.
Sin duda eso hacía que Max y Fabio visitaran, con una curiosidad alegre y una dichosa plenitud de existencia que no hubieran tenido en un cementerio cristiano, aquellos monumentos fúnebres tan suavemente dorados por el sol y que, situados al borde del camino, parecen aferrarse todavía a la vida y no inspiran ninguna de esas frías repulsiones, ninguno de esos terrores fantásticos que se experimentan ante nuestras lúgubres sepulturas.
En cualquier caso yo había tomado las suyas y me estaba aferrando a ellas con un impulso tan instintivo como el que compele a un hombre que se está ahogando a aferrarse y asirse a la cuerda que le es arrojada mientras se hunde por última vez.
Bien está que los partidos a quienes sorprende ya en movimiento procuren aferrarse a las ideas caducas que los engendraron o acudan a hilvanes y equívocos para mantenerse sobre el haz de la actualidad.
Voy a adelantar algunas ideas, y sé que algunas personas pudieran aferrarse a lo que se llama el regionalismo ante una perspectiva como ésta, pero yo los invito a que dejemos atrás todos esos valores, dogmas, costumbres, que a veces impiden los cambios.
Con la ventaja que gozan las almas mansas de no dejarse abatir por la desgracia, la que tienen los temples suaves de estar exentos de sentimientos efervescentes y violentos, y la que es propia de caracteres pacientes, de no irritarse ni aferrarse en sus sufrimientos, Rosalía había vuelto a su estado natural de calma y de tranquilidad de espíritu, que es, a no dudarlo, una señal de predestinación.
También flotan en ellos, los encuentros con lo ido, las turbulencias por detener o recuperar el tiempo desperdiciado o cruel; las voces de aquellos seres existentes en otras dimensiones de la vida tan distantes de la de los personajes; los pensamientos que se cruzan con los gritos de otros e insisten en su continuidad, no obstante la interrupción de las trivialidades; el deseo de aferrarse a un sueño que se escapa ante la realidad vulgar y cotidiana...
Aunque le veamos reducido a cadáver, sigamos golpeándole: hay muertos que debemos matar una y cien veces. De esa terquedad en aferrarse a la vida no cesa de ofrecer testimonio el jefe de la Iglesia frente al Gobierno de Italia.