afable

(redireccionado de afables)
También se encuentra en: Sinónimos.

afable

(Del lat. affabilis, a quien se puede hablar < fari, hablar.)
adj. Que es afectuoso y amable en la conversación y en el trato es afable con los subordinados. sociable desagradable

afable

 
adj. Agradable, suave en la conversación y en el trato.

afable

(aˈfaβle)
abreviación
que es amable, de trato agradable y cordial Tiene una mirada afable y siempre está de buen humor.
Sinónimos

afable

adjetivo
1 amable, atento*, cortés, afectuoso, tratable, sociable, sencillo, amistoso, amigable, accesible, familiar*. áspero, adusto, duro.
«El hombre amable se distingue por su temple apacible y por la suavidad de sus modales; el afable por su llaneza, por su disposición a escuchar a todos. El amable lo es en su conducta; el afable lo es en su trato. Por lo común, se aplica el adjetivo afable al hombre de elevada jerarquía que no se desdeña de hablar con sus inferiores. De Federico II se cuenta que era amable con sus amigos y poco afable con sus súbditos.»
José Joaquín de Mora
Traducciones

afable

afable

afable

afabla

afable

afabil

afable

חביב

afable

ADJaffable, genial
Ejemplos ?
Trabaja las figuras otorgándolas una apariencia de delicadeza, serenidad y gracia; emplea casi siempre postizos (ojos de cristal, pestañas, telas) como se hacía en el Barroco, preocupándose de la apariencia veraz de los tipos humanos, aunque mostrándolos afables e idealizados.
Nicolás Federman, adelantado de la casa Welser de Augsburgo, en su expedición exploratoria de la costa occidental del Lago de Maracaibo envió a parte de sus compañeros bajo el mando del capitán Diego Martínez por la vía hacia la provincia de Carora hasta el Valle de Tacarigua y en el contacto con los Caroras, denominación que también se les daba a los aborígenes que habitaban en esta zona, encontraron muchos indios ricos y afables quienes les permitieron descansar en estas tierras durante dos meses.
El diplomático conspirador era don Salvador Bermúdez de Castro, de cuya fácil y persuasiva palabra, ameno trato, afables modales y hasta simpática figura, se esperaba mucho para ganar voluntades y allegar elementos de éxito de nuestro plan." Llegó a la Habana el 19 de enero de 1845, a Veracruz el 28 de febrero del mismo año y siendo recibido en la Ciudad de México, su destino final, el 5 de marzo por el cónsul general Pedro Pascual de Oliver y españoles de alto rango.
Mide de 33 a 50 cm. en condiciones afables, incluso más en razas domésticas para carne. Todas estas características que posee ésta especie en estado salvaje pueden variar significativamente según la raza.
Demuestran estar dotados de una notable capacidad para comprometerse con las causas y las personas, suelen adoptar responsabilidades, mantienen una visión ética de la vida y son afables y cariñosos en sus relaciones.
De él se dice que era un excelente jinete, gran nadador y un soldado muy sufrido en campaña. De maneras afables, conversación animada y gusto por los festines.
La mano tendida señalaba hacia el escaparate, y mostraba en él las tres figuras de los Reyes, que presidían, afables y graves dos de ellos; el tercero, expansivo y riente, el conjunto de la juguetería...
Cuando miraba respirar en tu frente calma y pura el ingenio candor, y en tu sonrisa y en tus ojos afables brillar la inteligencia y la ternura, necio me aluciné.
Conoció Babuco, puesto que era Escita y enviado por un genio, que si se detenia mas tiempo en Persepolis, le haria Teone olvidarse de Ituriel. Cogia cariño á la ciudad cuyos vecinos eran afables, corteses y benéficos, aunque murmuradores, insustanciales y vanidosos.
Le pareció a Knud que el mundo se había salido de quicio; sus ideas eran como una hebra suelta flotando a merced del viento. Se quedó sin saber si lo habían invitado o no, pero todos se mostraron afables y bondadosos; Juana le sirvió té y cantó.
Escuchadla, y vosotros juzgaréis si puedo o no puedo tocar la corneta.... Y sentándose bajo un árbol rodeado de unos curiosos y afables adolescentes, contó la historia de sus lecciones de música.
El terreno era adecuado, la población dispuesta a aceptar sin dificultad y a acatar dócilmente las órdenes de cualquier poder y como no se necesitaba fuerza para imponerse, pues nadie se resistía, ha habido atracción natural y consentimiento mutuo entre los afables dominadores clericales y los mansos dominados voluntarios.