advocación


También se encuentra en: Sinónimos.

advocación

s. f. RELIGIÓN Título o denominación que se otorga a un lugar o figura religiosa en conmemoración del personaje o hecho al cual se dedica.

advocación

 
f. Título que se da a un templo, capilla, altar o imagen.

advocación

(adboka'θjon)
sustantivo femenino
dedicación de un lugar religioso a un santo o a la Virgen El templo se encuentra bajo la advocación de una santa.
Sinónimos

advocación

sustantivo femenino
Traducciones

advocación

SF (Rel) → name, dedication
una iglesia bajo la advocación de San Felipea church dedicated to St Philip
Ejemplos ?
Independientemente de aquello, Francisco de Aguirre, el 25 de julio de 1553 fundó la ciudad de Santiago del Estero del Nuevo Maestrazgo, por ser el día de Santiago Apóstol bajo cuya advocación se puso la ciudad.
Desde muy antiguo es manifiesta la devoción de los habitantes de Villaluenga por la Virgen del Rosario hasta el punto de que, además de tenerla por Patrona desde el siglo XVIII, añadieron esta advocación de la Virgen al antiguo nombre que era, simplemente, Villaluenga.
En esta capilla hay un retablo con fragmentos barrocos, como el relieve central que representa a la virgen del Carmen socorriendo a las ánimas del Purgatorio. La pailla de la epístola es de fundación popular, recibe la advocación de Ntra.
Otros –los más- en nombre del sentimiento religioso y bajo la advocación de la Compañía de Jesús, exhortaban a la traición y al pronunciamiento subalterno.
Y mudándose como conviene, y será del servicio de Dios y del Rey, nuestro Señor, y utilidad tan conocida de sus vasallos que habitamos esta provincia y la de Quito, nos ofrecemos también a asistir al trabajo de la mudada de nuestra Iglesia Mayor, que por ser nueva a poquísima costa y aprovechando sus materiales se puede trasladar al nuevo paraje; asimismo, a la fabricación del Convento de Nuestro Padre San Francisco y su advocación de Nuestra Señora de los Anjeles...
Oyóla con devoción; rezó varias Salves y, al salir, la casualidad, o un instinto difícil de explicar, le movió a fijar la mirada en el relieve que campeaba en el frontón de la portadita. Era la Virgen con su hijo muerto en brazos, advocación que se conoce por la Angustia.
A pocos pasos de ella se encontró con Juan Maldonado, que había salido con igual designio de Mérida, ciudad que acababa de poblar en 1558 Juan Rodríguez Suárez al pie de las Sierras Nevadas bajo la advocación de Santiago de los Caballeros; y que el mismo Maldonado había trasladado a mejor temperamento en el valle que ocupa actualmente, circunvalada de los ríos Chama, Mucujun y Albarregas.
Yo lo pidiera y lo deseara con todo el anelo de que no ha nacido a la vida cívica bajo la advocación de las grandes ideas y de los nobles propósitos que este ciudadano, siempre grande y noble, ha incorporado a nuestra vida política.
Cuando los demonios se apoderaban de él, rasgaba sus vestiduras, se mostraba desnudo a todos, y acometía a la gente a pedradas. Y, en la aldea, había un asilo, puesto bajo la advocación de dicho ídolo.
Ni estos comisionados, ni Juan Rodríguez Suárez, enviado después por Collado para informarse del rendimiento y calidad de los metales, pudieron conservar la mina de las continuas correrías de los indios mariches, teques y taramaynas, que habitaban todo el país que bajo de estos nombres fertilizaban los ríos Tuy y Guayre, y que hicieron a los españoles abandonar aquel establecimiento sin otro fruto que haber fundado bajo la advocación de San Francisco un mezquino pueblo, que no merece otra memoria que la de haber estado situado en el mismo sitio en que se halla actualmente Caracas.
Estando próximos al mes de octubre, que hemos consagrado a la Virgen María, bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario, Nos exhortamos encarecidamente a los fieles a que participen de las actividades de este mes, si es posible, con aun mayor piedad y constancia que hasta ahora.
En la intervención que hubiera de hacer, a raíz de su primera visita a las Naciones Unidas, el compañero Fidel Castro advertía que todo el problema de la coexistencia entre las naciones se reducía al problema de la apropiación indebida de riquezas ajenas, y hacía la advocación siguiente: «cese la filosofía del despojo y cesará la filosofía de la guerra.» Pero la filosofía del despojo no sólo no ha cesado, sino que se mantiene más fuerte que nunca y, por eso, los mismos que utilizaron el nombre de las Naciones Unidas para perpetrar el asesinato de Lumumba, hoy, en nombre de la defensa de la raza blanca, asesinan a millares de congoleños.