advenedizo


También se encuentra en: Sinónimos.

advenedizo, a

1. adj./ s. Forastero o extranjero.
2. despectivo Se aplica a la persona que emigra a un lugar en busca de trabajo. emigrante
3. SOCIOLOGÍA Referente a la persona de origen social bajo que pretende figurar entre gentes de más alta condición social hizo varias bromas socarronas sobre los advenedizos e hipócritas.

advenedizo, -za

 
adj.-s. Extranjero o forastero.
desp.Díc. de la persona que va sin empleo u oficio a establecerse en un lugar.
Díc. de la persona que pretende figurar entre gentes de condición social más elevada.

advenedizo, -za

(adbene'ðiθo, -θa)
abreviación
persona que ha alcanzado una posición que no le pertenece un noble advenedizo

advenedizo, -za


sustantivo masculino-femenino
persona que ha alcanzado una posición que no le pertenece En el club social tenían en menos a los advenedizos.
Sinónimos

advenedizo

, advenediza
adjetivo y sustantivo

advenedizo:

forasteroforáneo, extraño, intruso,
Traducciones

advenedizo

Parvenü

advenedizo

暴发户

advenedizo

暴發戶

advenedizo

Upstart

advenedizo

/a
A. ADJ (= del extranjero) → foreign, from outside
B. SM/F (= forastero) → foreigner, outsider (pey) (= arribista) → upstart (LAm) (= novato) → novice
Ejemplos ?
Era la voz de la codicia que salía de las almas; nuestras miradas se cruzaron y esa vez las del advenedizo tenían un nuevo destello, el fulgor de la ira...
Se sabe, y con pruebas, que llegaba un hombre de bien a ofrecer 16000 pesos por un gobierno como el de Guanta, y porque otro advenedizo ofreció 18000 fue aquél desatendido.
Pero basta con que cualquier superficial e ignorante advenedizo, recién salido de una de nuestras Universidades, suba al púlpito y exprese sus dudas sobre el Arca de Noé, el asno de Balaam o Jonás y la ballena, para que medio Londres vaya a oírlo y se quede boquiabierto de admiración por su soberbia inteligencia.
Entre esto, algunas veces, fingiendo que iba por las cosas necesarias para la mesa, entraba donde estaba la moza y traíale algunas cosas de comer que escondidamente tomaba de la mesa, y alegre le traía asimismo alguna taza de vino, de la cual él gustaba primero y ella lo recibía de buena gana; y alguna vez que él la quería besar ella lo consentía, recibiéndole con la boca abierta, la cual cosa a mí me desplacía en extrema manera, y decía entre mí: «¡Oh moza doncella!, ¿tan presto te has olvidado de tu desposorio y de aquel tu muy amado, por quien tanto llorabas, y antepones este advenedizo y cruel matador a aquél, que no sé quién es, tu nuevo marido y esposo, que tus padres ayuntaron contigo?
¿Cómo, pues, dejaremos que el hombre, cuya gloria el tiempo respetó (y que lo diga SATURNO), se vea pospuesto á ese advenedizo y manco, sarcasmo de la sociedad?
El baratero advenedizo quiere quitar del puesto al baratero en posesión; éste defiende su derecho, y sacando de la faltriquera dos navajas: «¿Quieres parte?», le dice, «pues gánala».
A este hombre recurrieron, de este soberano advenedizo se hicieron cómplices los mexicanos extraviados que, en el vértigo del despecho, no vieron tal vez el tamaño de su crimen, en manos de ese verdugo de la República francesa entregaron una nacionalidad, una independencia y unas instituciones que habían costado ríos de sangre y medio siglo de sacrificios y de combates.
3 Y levantóse Abraham de delante de su muerto, y habló á los hijos de Heth, diciendo: 4 Peregrino y advenedizo soy entre vosotros; dadme heredad de sepultura con vosotros, y sepultaré mi muerto de delante de mí.
18 Abre mis ojos, y miraré Las maravillas de tu ley. 19 Advenedizo soy yo en la tierra: No encubras de mí tus mandamientos. 20 Quebrantada está mi alma de desear Tus juicios en todo tiempo.
A todo esto viene a sumarse ese afán impotente y repulsivo por hacer gala de erudición, afán propio de un autodidacta, cuyo orgullo nato por su pensamiento original e independiente ya está quebrantado, y que en su calidad de parvenu Advenedizo.
La moza que los aqueos me adjudicaron como recompensa y que había conquistado con mi lanza, al tomar una bien murada ciudad, el rey Agamemnón me la quitó como si yo fuera un miserable advenedizo.
Que un advenedizo construya una casa, con el dinero rápidamente ganado en honradas y secretas operaciones comerciales, está bien. Que construya una de esas lúgubres y sangrientas y vulgares masas de ladrillo; con agujeros enrejados y techo de teja, está menos bien.