adstrato


Búsquedas relacionadas con adstrato: superestrato

adstrato

s. m. LINGÜÍSTICA Influjo de una lengua o dialecto que se incorpora sobre otra lengua, tomada como referencia, durante el período de formación de ésta.

adstrato

 
m. ling. Nombre que recibe la lengua que influye en otra por estar en contacto geográfico o por estar relacionadas política o culturalmente.
Influencia que ejerce esta lengua.
Ejemplos ?
Esta coincidencia en la tradición gráfica de las tres grandes lenguas peninsulares apunta a la posibilidad de un betacismo no primitivo sino desarrollado en algún momento de la baja Edad Media, posiblemente conectado con un sustrato o adstrato de tipo vascoide en zonas de Cantabria, Burgos, la Rioja y Aragón.
Los adstratos osco, umbro y griego son responsables del alfabeto y sobre lo relacionado con la mitología, pues los romanos tomaron prestados los dioses helenos, aunque con nombres latinos. Adstrato griego: la entrada masiva de préstamos y calcos áticos y jónicos puso en guardia a los latinos desde tiempos muy tempranos, encabezados por Catón el Viejo en el siglo III a.
Algunas de las similaridades léxicas entre las lenguas austronesias y el japonés podrían deberse a la influencia adstrato de algunas estas lenguas, aunque la evidencia en favor de dicha influencia prehistórica no es concluyente.
Esta distinción, sin embargo, puede no resultar del todo operativa; por ejemplo, el etrusco pudo haber sido a la vez substrato, adstrato y superestrato en diferentes épocas.
Suelen distinguirse tres tipos de influencia sociolingüística: sustrato, debido al bilingüismo de pueblos que previamente a su adopción definitiva del latín usaban también otras lenguas, superestrato, entendida como influencia de lenguas procedentes de grupos que ocuparon territorios donde se hablaba latín, en el latín esta influencia no fue muy considerable durante los primeros siglos, a diferencia de lo que sucedería posteriormente con las lenguas románicas, adstrato, provocada por el contacto con otros pueblos y lenguas de prestigio contemporáneas del latín.
En el mismo tipo de ideas se fundamentan las influencias del superestrato (lenguas con hablantes nativos en un terroritorio que no llegan a ser la lengua mayoritaria de los hablantes del territorio) sobre y del adstrato (conjunto de lenguas de territorios adyacentes).
Aunque técnicamente eso sería la creación de una nueva variedad en lingüística histórica ese tipo de cambios se considera como uno de los posibles factores de diversificación, y por tanto "cambio" de una lengua. Una causa externa similar a la anterior sería la influencia del adstrato lingüístico.
Sufrió una evolución hacia formas más parecidas al castellano (castellanización) hasta dar en el actual dialecto español churro, variedad dialectal del español con aragonesismos del substrato aragonés y valencianismos del adstrato valenciano.!-- A presencia de l'aragonés en as comarcas churras se debe a repoblacions feitas con aragoneses y navarros en estas comarcas interiors en a Edat Meya.
Superestrato: influencias posteriores a la romanización que se incorporan a la lengua catalana a partir de las invasiones de los pueblos germánicos y árabe. Adstrato: aportaciones lingüísticas de las lenguas vecinas.
Sin embargo, a pesar de ser una variedad lingüística autónoma del castellano presenta un importante número de similaridades, en parte debidas a retención del proto-iberorromance, en parte debida a un efecto de sprachbund a la influcia de adstrato y a cambios lingüísticos convergentes o contacto entre lenguas, comparte muchos rasgos con el castellano: paso de "š" a "j" (es decir /ʃ/ /x/):: (proto-iberorromance) muʎer mušer (leon.
Puede suceder también que lenguas perdidas influyan sobre otra que se ha impuesto (sustrato), como, por ejemplo, las lenguas de la Península Ibérica anteriores a la conquista romana influyeron en el latín; o que una lengua conquistadora no llegue a sustituir a la conquistada pero influya sobre ella (superestrato), como ocurrió también con el latín al ser invadida la Península Ibérica por los pueblos germánicos; o que haya un influjo recíproco entre dos lenguas vecinas (adstrato) como ha sucedido a lo largo de la historia entre el español y el catalán, gallego, el vasco, el asturleonés y el aragonés.
No obstante, de los documentos disponibles resulta un hecho claro que el cambio fonético debe haber ocurrido alrededor de los siglos VIII y X, por lo tanto sería, quizás, más acertado hablar de influencia de «adstrato» y no de «substrato».