adoratorio

adoratorio

1. s. m. ARTE, RELIGIÓN Pequeño retablo religioso portátil.
2. HISTORIA Templo de algunos indios de las civilizaciones precolombinas.

adoratorio

 
m. Templo en que los naturales de América tributaban culto a sus ídolos.
Retablillo portátil para viaje o campaña.
Oratorio, capilla.
Ejemplos ?
y no pensaba más que en diluirse en aquellas sensaciones que lo estremecían y lo hacían sentirse como un dios en pleno ritual adoratorio.
Había sobre tu mesa de trabajo un vaso de antigua mayólica lleno de orquídeas monstruosas; un ejemplar de Tíbulo manoseado por seis generaciones, y que guardaba entre sus páginas amarillentas la traducción que has estado haciendo; el último libro de no sé qué poeta inglés; tu despacho de General, enviado por el Ministerio de Guerra; unas muestras de mineral de las minas de Río Moro, cuyo análisis te preocupaba; un pañuelo de batista perfumado que sin duda le habías arrebatado la noche anterior en el baile de Santamaría al más aristocrático de tus flirts; tu libro de cheques contra el Banco Anglo Americano, y presidía esa junta heteróclita el ídolo quichua que sacaste del fondo de un adoratorio, en tu última excursión, y una estatueta griega de mármol blanco.
Puesto que no cabe suponer otra cosa que los ídolos descritos, encontrados a casi cinco metros unos de otros, están todavía en el mismo sitio en que fueron originalmente colocados, creemos no ser demasiada figuración el sentirse uno allí frente a un teocali o adoratorio construido a la usanza de los niquiranos.
A juzgar por la distancia uniforme entre unos y otros, es probable que originalmente fuesen doce los ídolos que había en la periferia de este edificio o adoratorio.
El bloque sobre el cual se recuesta es muy grande en proporción al personaje; esta apenas labrado, y parece indicar que el ídolo estuvo integrado a un muro, o hasta pudo haber servido de bastidor o pared lateral en el interior de un adoratorio.
La tribu de los Machalas i otras de la Costa hacían viajes periódicos a la Isla del Muerto, conocida hoy como Santa Clara, donde tenían un adoratorio.
Los caracaras habitantes de Cantumarca, fuera de ser defensores del cerro, de las invasiones guaraníes y chiriguanos, eran también vigilantes de la huaca o adoratorio sagrado (lugares donde el demonio les hablaba y hacían sus sacrificios) ubicado en la cumbre del Sumac Orcko, en honor a la Pachamama, correlacionando su existencia con la luna y representada por el cobre del Orcko Potojsi, llamada así por el inca Huayna Capac (que se interpreta mancebo poderoso) en su llegada a Cantumarca por su hermosura exterior y su imponencia.
Al centro de la plaza se ubica un adoratorio que contenía una estela con dos glifos, a los costados los edificios Este y Oeste, y al fondo la Gran Pirámide, que es la construcción de mayores dimensiones del sitio.
Pasada la que después se llamó “Cuesta de la Sed” (hoy Lomo de Corvina) y traspuesto el adoratorio de Armatampu, surgió a sus ojos el Valle de las Pirámides, el mayor de todos los conocidos en la costa.
De la presencia prehispánica no quedan prácticamente vestigios urbanos ni arquitectónicos en la parroquia de Pomasqui, salvo ciertos cimientos de un adoratorio inca en las ruinas de la iglesia antigua de San Francisco.
Se ha encontrado restos de sus asentamientos en los sectores Cónchales y en La Merenciana donde actualmente se ubica el camal municipal, tenían por sagrada la isla Santa Clara o El Amortajado, también conocida como la isla del Muerto, que desde el 15 de octubre de 1859, pertenece a Santa Rosa. Allá existía un afamado adoratorio, al cual concurrían en peregrinación en diversas épocas del año.
Doris Heyden la atribuyó como un adoratorio a Omácatl, nombre calendárico de Tezcatlipoca. La investigadora reforzó el argumento con el glifo calendárico que posee el monumento, que es dos caña o literalmente ome acátl.