Ejemplos ?
El rápido y terrible trastorno universal de sus ideas, sólo este objeto le dejó visible, y aquel contorno pálido y sangriento, aquel rostro agostado y macilento tan sólo a sus sentidos perceptible, es la oculta razón de su demencia, y el móvil de su mísera existencia. Ya ante su vista, como blanco sueño, benéfica visión consoladora, se presenta risueño, y el pobre loco en su ilusión la adora.
Que eres linda castellana, Como la rosa temprana, Que se abre en fresca mañana Al soplo de brisa inquieta. Más que el albor de la aurora, Más que la fuente sonora, Más que la ilusión que adora En su delirio el poeta.
(69) ¡Ay triste del que jóven Y alegre todavia Sus horas de ventura Recuerda con dolor, Y siente que aun adora Su ardiente fantasia La fugitiva sombra De su perdido amor.
La vida hermosa se finge, y aunque en ilusión escasa, ya en impaciencia se abrasa de sentir y de gozar. Y no es temor a los males que don Juan la profetiza; es que el placer diviniza, y le adora a su pesar.
Quién no te cree, Señor, quién no te adora, Cuando a la luz del sol en que amaneces ve esta rica ciudad de raza mora salir de entre los lóbregos dobleces de la nocturna sombra, y a la aurora abriendo sus moriscos ajimeces, ostentar a tus pies lozana y pura perfumada y radiante su hermosura?
Pero, no obstante, pregunté: - ¿Y usted habla también ese dialecto nórdico sagrado? - No, me contestó, nosotros no hablamos… El me adora… Es un extranjero en la más profunda acepción.
Y estaba el pobre mancebo, velada la faz llorosa en las palmas de las manos, demandando al Dios que adora en aquel amargo trance una idea luminosa, una muerte oscura y rápida o un ángel que le socorra, cuando una mano discreta, con precaución misteriosa, dió en la puerta un golpecito, esperando que a él respondan.
Adora el pobre Genaro a la hermosa Valentina: correspóndele ella fina, pero les cuesta bien caro. Porque entre ambos a dos media viejo y celoso un tutor, y al cabo vendrá su amor a concluir en tragedia.
RODRIGO. Mucho alcanzáis con él: adora en vos, y lo merecéis, porque ha quince años que os empleáis en la caridad y la penitencia...
CELESTINA No se va esto mal trazando: a esta moza acomodé en casa desta señora con título de sobrina, porque es bonita y ladina; y un galán, que a su ama adora, me la hizo echar por espía en su casa, y como ha sido también de las que han creído mi fingida hechicería, yo apuesto que su ama ahora venirme a ver determina por mágica o adivina.
Un Azagra conocéis orgulloso y vengativo; y otro por fin hallaréis que en vuestro rigor esquivo figuraros no podéis. El Azagra que os adora, el Azagra para vos, aun no le visteis, señora; y nos conviene a los dos una explicación ahora.
mala esperanza concibo. Así adora el buen Genaro a la hermosa Valentina, mas el pagarle tan fina tal vez la cueste muy caro. Poseía no lejos de Sevilla el tutor una quinta retirada y alegre a maravilla, de olivos y naranjos rodeada, con un fresco jardín embellecida, con prolijo primor enriquecida y por Guadalquivir fecundizada.