adopcionismo


Búsquedas relacionadas con adopcionismo: apolinarismo, docetismo, gnosticismo, monofisismo, monotelismo, nestorianismo

adopcionismo

s. m. TEOLOGÍA Doctrina herética que afirmaba la adopción de Jesucristo por Dios y negaba su condición de hijo por naturaleza.

adopcionismo

 
m. rel. Doctrina nacida en España en el s. VIII; afirmaba que Jesucristo, en cuanto hombre, era hijo de Dios, no por naturaleza, sino por adopción del Padre.
Ejemplos ?
Por ejemplo: El monarquianismo o adopcionismo: Jesús era un simple ser humano, elevado a una dignidad similar a la de Dios luego de su muerte.
Los obispos francos respondieron sin excitación con el sínodo de Francfort en 794: la condena del adopcionismo era el punto más importante.
No obstante, su cristología difiere en varios aspectos de la teología arriana. Adopcionismo Atanasianismo Meletianismo Orígenes de la jerarquía eclesiástica Unitarismo Semiarrianismo Nestorianismo III Concilio de Toledo, artículo en el sitio web Word Press.
Muy preocupante para los francos era que el adopcionismo cobraba cierta importancia en los confines fronterizos de la Septimania, donde se celebraba la liturgia mozárabe, la cual era sospechosa para los francos.
Como prueba de la veracidad de su actitud, hace una confesión de fe por la que se separa de su antigua concepción teológica y profesa la doctrina de la Iglesia universal. Con todo, Carlomagno lo apresó y le envió a Lyon, donde moriría en el 818. El adopcionismo desaparece de España en el siglo IX.
Su mayor contribución intelectual fue la polémica que sostuvo con Elipando de Toledo y Félix de Urgel, defensores ambos del adopcionismo, variante del cristianismo que había prendido fuertemente en España, como consecuencia de su pasado visigótico arriano.
Los primeros cinco puntos de este "programa" se consideran de mucha importancia histórica: Discusión sobre el adopcionismo, una herejía de origen español propagada por Félix, obispo de Urgel (783-792) y (798-799) y Elipando, obispo de Toledo, según la cual Jesucristo es el hijo adoptivo de Dios, así como la posibilidad de rezar en la lengua vernácula.
Queda desplazado el clero toledano mozárabe, que hasta entonces mantenía el prestigio sobre todos los cristianos peninsulares aun estando sometido al Emir o al Califa (cuestión discutida desde Alfonso III de Asturias, teniendo su momento álgido en el enfrentamiento de Beato de Liébana al adopcionismo o herejía adopcionista toledana, que posiblemente era un intento de transacción con el monoteísmo estricto islámico y un vago recuerdo del arrianismo visigodo).
Otro capítulo 50, la mayoría se refirió a las cartas de los obispos españoles en materia de impuestos. El adopcionismo nace como una controversia en el interior de la Iglesia española.
Este punto de vista que él era «la unión de lo divino y lo humano» (unión hipostática) se opone tanto al adopcionismo (que Jesús era sólo un humano) como al docetismo (que Cristo era solamente divino).
La obra de Benito no es sólo una obra de unificación, sino también una lucha contra el adopcionismo, difundida por la liturgia romano-franca y la escritura minúscula.
Ehrman concluye que varios escribas primeros alteraron los textos del Nuevo Testamento con el fin de restarle importancia al papel de la mujer en la iglesia primitiva, de unificar y armonizar las diferentes representaciones de Jesús en los cuatro evangelios, y oponerse a ciertas herejías (como el adopcionismo).