adonde


También se encuentra en: Sinónimos.

adonde

1. adv. Al lugar en el que, el lugar al que ven conmigo adonde yo vivo; quiero conocer el lugar adonde me llevas.
2. coloquial Donde, en el sitio, en el lugar.

adonde

 
adv. l. A qué parte o a la parte que (con verbo que signifique movimiento): fuimos adonde me llevó; ¿adónde vas?
Donde.

adonde

(aˈðonde)
adverbio
en dirección a un lugar Es hermoso el lugar adonde nos vamos.
Sinónimos

adonde

adverbio
donde*.
Desde la época clásica se confunden ambos adverbios entre sí. Hoy es indiferente usar uno u otro con verbos de movimiento: voy donde o adonde me llevan; pero no debe usarse adonde con verbos de colocación, situación o reposo. Así se dice, por ejemplo, la casa donde vivo (no adonde); ¿dónde estás? (no adónde).
«Han llegado a ser sinónimas estas palabras (...). Sin embargo (...), la sinonimia de las dos voces no es perfecta, porque donde indica colocación, y adonde término de acción o de movimiento: “Estoy donde estaba; los campos donde estuvo Troya; donde las dan las toman”, son expresiones que indican el recto uso de donde. “¿Adónde vas? Las tropas llegaron adonde estaba el enemigo. ¿Adónde irá el buey, que no are?”.»
José Joaquín de Mora
«Si encontramos a un Propio, y en lugar de preguntarle adónde lleva la carta, esto es, a qué lugar, le preguntamos dónde lleva la carta; no responderá con impropiedad si dice: la llevo en las alforjas o en la maleta.»
José López de la Huerta

adonde:

donde
Traducciones

adonde

where, whereto

adonde

WO

adonde

adonde

где

adonde

waar

adonde

onde

adonde

όπου

adonde

kde

adonde

hvor

adonde

היכן

adonde

CONJ (esp LAm) → where
Ejemplos ?
Entre 1745 y 1748, con la ayuda inglesa y sabauda, Domenico Rivarola consigue ponerse a la cabeza de los insurgentes y castigar duramente a los Genoveses en Bastia, pero las divisiones entre los notables corsos minan los éxitos de esta iniciativa y en 1748 Rivarola muere en Turín, adonde se había dirigido en busca de nuevas ayudas.
Su padre falleció en 1791, a los tres años de vida de George, en la localidad de Valenciennes (Francia), en una pequeña residencia propiedad de su hermana, adonde había huido tiempo atrás de sus acreedores y del terrible temperamento de su esposa.
Flora Tristán (1803-1844), escritora peruano-francesa, nacida en París, autora de Peregrinaciones de una paria, un diario de su viaje por Perú (entre 1833 y 1834) adonde llegó reclamando la herencia paterna.
En otras partes del mundo, como China, África o Suramérica, la disposición de las cordilleras y las cadenas montañosas extendiéndose en dirección de norte a sur, en vez de servir de barrera facilitó que las especies vegetales se desplazaran a zonas más propicias y luego se extendieran adonde actualmente se encuentran.
El 18 de noviembre navegaron hacia el sur, buscando el resguardo de la bahía de la isla de San Miguel, adonde arribaron el día 23.
La agresividad de Segismundo estalla al liberarlo de su torre, adonde vuelve, encadenado, creyendo haber soñado su experiencia de libertad.
Con frecuencia se utilizan varios estudios radiológicos para detectar el cáncer de pulmón y determinar la parte del cuerpo adonde haya podido propagarse.
En medio de la noche, Mitre comandó una ordenada retirada hacia San Nicolás, adonde llegó pasado el mediodía siguiente con sólo 2000 hombres.
En verano de 1827 marchó a Portugal (donde se enamoró de Teresa Mancha, hija del coronel liberal emigrado Epifanio Mancha), y después Inglaterra, adonde llegó el 15 de septiembre de ese año, para establecerse finalmente en Francia en su condición de exiliado liberal.
Gonzalo de Sandoval fue el encargado de atacar a Iztapallapan, adonde llegó cuatro días después de la fiesta de Corpus Christi de 1521.
En el Evangelio de Juan se insinúa su muerte por crucifixión: "«En verdad, en verdad te digo: cuando eras joven, tú mismo te ceñías, e ibas adonde querías; pero cuando llegues a viejo, extenderás tus manos y otro te ceñirá y te llevará adonde tú no quieras.» Con esto indicaba la clase de muerte con que iba a glorificar a Dios." (Jn.
El creciente número de mestizos no asimilados y por tanto desarraigados había comenzado ya a ser preocupante en la primera mitad del siglo XVI, en 1533 se despachó una Real Cédula que decía: He sido informado que en toda esta tierra hay mucha cantidad de hijos de españoles que han habido de indias, los cuales andan perdidos entre los indios, e muchos dellos, por mal recaudo, se mueren y los sacrifican, de que Nuestro Señor sea deservido; e que para evitar lo susodicho y otros daños y malos reacaudos que de andar ansí perdidos podría recrescer, me fue suplicado mandase que fuesen recogidos en un lugar que para ello fuese señalado, adonde se curasen o fuesen mantenidos ellos y sus madres.