admirar

(redireccionado de admiraba)
También se encuentra en: Sinónimos.

admirar

(Del lat. admirari < ad, a + mirari, admirar.)
1. v. tr. Sentir gran estima o aprecio por alguien o por algo admira su buen hacer y su animosidad.
2. Contemplar con deleite admiraba las evoluciones de las nubes desde lo alto de la peña.
3. v. prnl. Experimentar asombro o estimación ante algo o alguien admirarse ante su solidaria conducta. asombrarse
4. ser alguien, o algo, de admirar Ser una persona o una cosa digna de admiración no es de admirar su valentía, es simple miedo oculto.

admirar

 
tr. Ver o contemplar con sorpresa, placer o entusiasmo [una cosa].
Causar una cosa sorpresa o placer.
Tener en singular estima a una persona o cosa que de algún modo sobresale en su línea.

admirar

(aðmiˈɾaɾ)
verbo transitivo
1. despreciar estimar a alguien por sus cualidades admirar a un actor
2. contemplar con placer e interés algo extraordinario admirar un cuadro
3. causar sorpresa o extrañeza Admiró a todos con su discurso.

admirar


Participio Pasado: admirado
Gerundio: admirando

Presente Indicativo
yo admiro
tú admiras
Ud./él/ella admira
nosotros, -as admiramos
vosotros, -as admiráis
Uds./ellos/ellas admiran
Imperfecto
yo admiraba
tú admirabas
Ud./él/ella admiraba
nosotros, -as admirábamos
vosotros, -as admirabais
Uds./ellos/ellas admiraban
Futuro
yo admiraré
tú admirarás
Ud./él/ella admirará
nosotros, -as admiraremos
vosotros, -as admiraréis
Uds./ellos/ellas admirarán
Pretérito
yo admiré
tú admiraste
Ud./él/ella admiró
nosotros, -as admiramos
vosotros, -as admirasteis
Uds./ellos/ellas admiraron
Condicional
yo admiraría
tú admirarías
Ud./él/ella admiraría
nosotros, -as admiraríamos
vosotros, -as admiraríais
Uds./ellos/ellas admirarían
Imperfecto de Subjuntivo
yo admirara
tú admiraras
Ud./él/ella admirara
nosotros, -as admiráramos
vosotros, -as admirarais
Uds./ellos/ellas admiraran
yo admirase
tú admirases
Ud./él/ella admirase
nosotros, -as admirásemos
vosotros, -as admiraseis
Uds./ellos/ellas admirasen
Presente de Subjuntivo
yo admire
tú admires
Ud./él/ella admire
nosotros, -as admiremos
vosotros, -as admiréis
Uds./ellos/ellas admiren
Futuro de Subjuntivo
yo admirare
tú admirares
Ud./él/ella admirare
nosotros, -as admiráremos
vosotros, -as admirareis
Uds./ellos/ellas admiraren
Imperativo
admira (tú)
admire (Ud./él/ella)
admirad (vosotros, -as)
admiren (Uds./ellos/ellas)
Pretérito Pluscuamperfecto
yo había admirado
tú habías admirado
Ud./él/ella había admirado
nosotros, -as habíamos admirado
vosotros, -as habíais admirado
Uds./ellos/ellas habían admirado
Futuro Perfecto
yo habré admirado
tú habrás admirado
Ud./él/ella habrá admirado
nosotros, -as habremos admirado
vosotros, -as habréis admirado
Uds./ellos/ellas habrán admirado
Pretérito Perfecto
yo he admirado
tú has admirado
Ud./él/ella ha admirado
nosotros, -as hemos admirado
vosotros, -as habéis admirado
Uds./ellos/ellas han admirado
Condicional Anterior
yo habría admirado
tú habrías admirado
Ud./él/ella habría admirado
nosotros, -as habríamos admirado
vosotros, -as habríais admirado
Uds./ellos/ellas habrían admirado
Pretérito Anterior
yo hube admirado
tú hubiste admirado
Ud./él/ella hubo admirado
nosotros, -as hubimos admirado
vosotros, -as hubísteis admirado
Uds./ellos/ellas hubieron admirado
Pretérito Perfecto de Subjuntivo
yo haya admirado
tú hayas admirado
Ud./él/ella haya admirado
nosotros, -as hayamos admirado
vosotros, -as hayáis admirado
Uds./ellos/ellas hayan admirado
Pretérito Pluscuamperfecto de Subjuntivo
yo hubiera admirado
tú hubieras admirado
Ud./él/ella hubiera admirado
nosotros, -as hubiéramos admirado
vosotros, -as hubierais admirado
Uds./ellos/ellas hubieran admirado
Presente Continuo
yo estoy admirando
tú estás admirando
Ud./él/ella está admirando
nosotros, -as estamos admirando
vosotros, -as estáis admirando
Uds./ellos/ellas están admirando
Pretérito Continuo
yo estuve admirando
tú estuviste admirando
Ud./él/ella estuvo admirando
nosotros, -as estuvimos admirando
vosotros, -as estuvisteis admirando
Uds./ellos/ellas estuvieron admirando
Imperfecto Continuo
yo estaba admirando
tú estabas admirando
Ud./él/ella estaba admirando
nosotros, -as estábamos admirando
vosotros, -as estabais admirando
Uds./ellos/ellas estaban admirando
Futuro Continuo
yo estaré admirando
tú estarás admirando
Ud./él/ella estará admirando
nosotros, -as estaremos admirando
vosotros, -as estaréis admirando
Uds./ellos/ellas estarán admirando
Condicional Continuo
yo estaría admirando
tú estarías admirando
Ud./él/ella estaría admirando
nosotros, -as estaríamos admirando
vosotros, -as estaríais admirando
Uds./ellos/ellas estarían admirando
Traducciones

admirar

admire, to admire, astonish

admirar

obdivovat

admirar

beundre

admirar

bewundern

admirar

ihailla

admirar

diviti se

admirar

感心する

admirar

칭찬하다

admirar

bewonderen

admirar

beundre

admirar

podziwiać

admirar

admirar

admirar

beundra

admirar

ชื่นชม

admirar

ngưỡng mộ

admirar

羡慕

admirar

A. VT
1. (= estimar) → to admire
admirar algo/a algnto admire sth/sb
lo admiran por su corajehe is admired for his courage
sus progresos son de admirarhis progress is admirable
2. (= contemplar) [+ cuadro, panorama] → to admire
admiramos el paisaje desde la cimawe admired the scenery from the top of the hill
3. (frm) (= asombrar) → to amaze, astonish
su descaro admiró a todoseveryone was amazed o astonished at o by his nerve
me admira tu ingenuidadyour ingenuity amazes o astonishes me
no es de admirar que haya triunfadoit's hardly surprising that she has won
B. (admirarse) VPR (frm) (= asombrarse) → to be amazed, be astonished
Ejemplos ?
-El benedictino -repitió Abel, procurando aparecer modesto y sencillo en aquel momento solemne en que bien sabía él que su amigo le veneraba y admiraba.
Pero ninguna cosa me admiraba más ni me parecía peor que el ver que estos jiferos con la misma facilidad matan a un hombre que a una vaca; por quítame allá esa paja, a dos por tres meten un cuchillo de cachas amarillas por la barriga de una persona, como si acocotasen un toro.
Confuso dejaron las razones de Leocadia a Rodolfo; y, como mozo poco experimentado, ni sabía qué decir ni qué hacer, cuyo silencio admiraba más a Leocadia, la cual con las manos procuraba desengañarse si era fantasma o sombra la que con ella estaba.
Ante los escaparates, Bernardo se extasiaba. Admiraba, primero, una especie de Apolo, de barro barnizado, que sonreía frente a la plaza, tras los cristales, rodeado de vendas, como una momia egipcia, con un brazo en cabestrillo y una pierna rota, sujeta por artísticos rodrigones ortopédicos.
Pero llegó a notar este fanático personaje que el círculo de curiosos que siempre le envolvía era cada vez más estrecho; que entre los espectadores, antes mudos como estatuas, había muchos que se permitían sus apartes intencionados y con presunciones de graciosos; que los que este título llevaban entre los convecinos, a trueque de conquistarse sus carcajadas, faltaban aliquando al de Madrid, siempre digno y prudente, con una grosera impertinencia; que los chicuelos, que antes le contemplaban con la boca abierta y las manos en los bolsillos del pantalón, se le acercaban hasta tocarle con un dedo la cadena del reló, mientras a la descuidada tentaban con la otra mano el paño de su levita, cuya finura les admiraba...
Admiraba las grandes esponjas, que curaban con chorros de agua; los aparatos de goma, para cien usos, para mil comodidades de los enfermos; los frascos transparentes, llenos de píldoras que costaban caras, como perlas; las botellas elegantes, aristocráticas, bien lacradas y envueltas en vistosos papeles, como damas abrigadas con ricos chales; botellas de vinos de los dioses, todos dulzura y fuerza, la salud, la vida en cuatro gotas.
Asal da a Hayy a comer provisiones de las que guardaba del mundo, y esto le sirve de obstáculo para conseguir el éxtasis Asal, de tiempo atrás, por su afición a la ciencia de la interpretación, había aprendido muchas lenguas, y era experto en ellas; se puso, pues, a hablar a Hayy ibn Yaqzan y a preguntarle por su condición, en todos los idiomas que sabía, tratando de hacerse entender, sin lograrlo; Hayy en todo esto se admiraba de las palabras, sin saber lo que eran y sin ver otra cosa en ellas que alegría y afabilidad.
Todo lo admiraba, porque en todo creía; porque el médico de su madre le había hecho supersticioso de la religión de los específicos, de las curas infalibles, pero lentas, carísimas.
Doña Pacha, a vueltas de sus entusiasmos con las virtudes y angelismo del curita, y en fuerza acaso de su misma religiosidad, estuvo a pique de caer en un cisma: muchísimo admiraba a los sacerdotes, y sobre todo al Rector del Seminario; pero no le pasaba ni envuelto en hostias eso de que no se le diese beca a un ser como Damián, a ese pobrecito desheredado de los bienes terrenos, tan millonario en las riquezas eternas.
Lo que más admiraba a Amado, era que, en medio de tan terrible imprevista catástrofe, con sus padres presos y su reino perdido, no se sentía ni la mitad de fastidiado y triste que otras veces.
No parecía saber más que lo que le enseñaron las venerables madres del convento. Su ingenuidad me encantaba, me fascinaba su hermosura, y admiraba su pura sencillez.
No se hacía en Areal nada más elegante. Con extrañeza notó Selme que la costurera no admiraba el pequeño féretro. Acababa de fijar ahincadamente la vista en el jergón donde reposaba el cuerpecito, amortajado con el traje de los días de fiesta y la marmota de lana blanca y moños de colores.