adagio

(redireccionado de adagios)
También se encuentra en: Sinónimos.

adagio

(Del lat. adagium, sentencia breve.)
s. m. LITERATURA Sentencia tradicional breve que suele encerrar un contenido moral dice el adagio que la paciencia es la madre de la ciencia. refrán

adagio

(Del ital. adagio < ad agio, despacio.)
1. s. m. MÚSICA Composición o parte de composición musical con movimiento lento.
2. MÚSICA Ritmo musical lento.

adagio

  (del l. adagiu < ad, hacia + agere, conducir)
m. Sentencia breve y gralte. moral.

adagio

  (del it. adagio, despacio)
m. mús. Movimiento lento del ritmo musical.
Composición o parte de ella en este movimiento.

adagio

(a'ðaxjo)
sustantivo masculino
frase de origen culto que se repite de forma invariable Los adagios suelen contener una enseñanza.

adagio

(a'ðaxjo)
sustantivo masculino
música composición o parte de ella que se ejecuta con lentitud interpretar un adagio
Sinónimos

adagio

sustantivo masculino
Traducciones

adagio

adagio

adagio

adagio

adagio

Adagio

adagio

Adagio

adagio

SM (= proverbio) → adage, proverb (Mús) → adagio
Ejemplos ?
¡Obrero, salvador, redentor nuestro, perdónanos, hermano, nuestras deudas! Como dice un tambor al redoblar, en sus adagios: qué jamás tan efímero, tu espalda!
Q.-Oh, no. Quien lo hacía era un criado que tuve. Hombre excelente, pero erizado de adagios como un puerco espín de púas. H. Yo nunca tuve criado fiel, ni creo que los haya.
A la luz de la luna, en el jardín, recitaba todas las rimas apasionadas que sabía de memoria y le cantaba suspirando adagios melancólicos; pero pronto volvía a su calma inicial y Carlos no se mostraba ni más enamorado ni más emocionado.
Todos estos, que llamaron los siete sabios, fueron esclarecidos y famosos, después de los poetas teólogos, porque se aventajaron a los demás hombres en cierto modo y género de vivir virtuosa y loablemente; porque compendiaron algunos preceptos tocantes a las costumbres, bajo la forma de adagios o sentencias breves, aunque no dejaron, en cuanto a la literatura, escrita obra alguna, a excepción de lo que dicen, que Solón dejó escritas algunas leyes a los atenienses; pero Thales, que fue físico, dejó varios libros de sus dogmas.
Por otra parte, Sebastián de Horozco, quien también estudió en Salamanca, escribió una Recopilación de refranes y adagios que consta de 8.311 ordenados alfabéticamente, pero cuyo manuscrito ha perdurado acéfalo, falto de aquellos que debían reunirse en las letras A, B, C y D.
Toda la obra abunda en sonoros adagios y citas; se seleccionan algunos de este capítulo: Repasa Hitchens aquí las connotaciones religiosas de muchas guerras antiguas y modernas, centrándose en el conflicto político de Irlanda del Norte, el conflicto palestino, las guerras religiosas en la India de 1947 y 1948, el conflicto yugoslavo a lo largo del siglo XX, la guerra de Irak, las distintas yihad, las Cruzadas, la Inquisición, y asuntos como la fatwa contra el escritor Salman Rushdie o el atentado de las Torres Gemelas.
De entre una rica colección entre refranes, adagios, frases hechas y dichos relativos al pozo, pueden servir como ejemplos: "El muerto al pozo, y el vivo al gozo" (se usa para expresar que no se debe exagerar el duelo por la pérdida de una persona, y que se debe actuar pensando más en el beneficio de los que todavía están vivos y no en el de aquellos que ya no lo están.) "Mi gozo en un pozo" (decepción, ilusiones frustradas).
Erasmo trabajó en los "Adagios" durante el resto de su vida, hasta tal punto que la colección había crecido y ya contenía 3400 en 1521, siendo 4500 en el momento de su muerte.
Madrid: Julián Izquierdo, 1675, reimpreso con el título Refranes, y modos de hablar castellanos, con los latinos que les corresponden; y la glosa, y explicación de los que tienen necesidad de ella, con un índice de los adagios latinos, a los cuales corresponden los castellanos, que van puesto en el libro por el orden de A.B.C.
En muchos de los adagios y andantes de Mozart existe una característica: una calma, una contemplación, o una condición estática que nos deja entrever un estado de preocupación.
Entre las principales obras de Erasmo de Rotterdam, sin ser una lista exhaustiva, se encuentran las siguientes: Adagios (primera edición en 1500; edición corregida y aumentada por el autor en 1508, 1518,1520,1523,1526,1528,1533 y 1536) Enchiridion militiis christiani (Manual del caballero cristiano) (1503) De ratione studii (Sobre el método de estudio) (1511) Enchomion moriae seu laus stultitiae (Elogio de la locura) (1511) Institutio principis christiani (Educación del príncipe cristiano) (1516) dedicada a Carlos V Traducción del Nuevo Testamento al latín (1516) Paráfrasis del Nuevo Testamento (1516) Colloquia (1517), edición no autorizada.
En ese mismo año de 1500, Erasmo, con la colaboración de Publio Fausto Andrelini, escribió sus "Adagios" (fábulas), que son más de 800 refranes y moralejas de las tradiciones de las antiguas Grecia y Roma, junto con comentarios sobre su origen y su significado.