adúltero

(redireccionado de adúlteras)
También se encuentra en: Sinónimos.

adúltero, a

(Del lat. adulter, -era.)
1. adj./ s. Que comete adulterio fue acusada públicamente de adúltera.
2. adj. Del adulterio o de quien lo comete.
3. Que está desnaturalizado o corrompido.

adúltero, -ra

 
adj.-s. Que comete adulterio.
fig.Mixtificado, corrompido, viciado.
Sinónimos

adúltero:

amancebadoinfiel, adulterino, abarraganado,
Traducciones

adúltero

adúltero

adúltero

/a
A. ADJadulterous
B. SM/Fadulterer/adulteress
Ejemplos ?
Rápidamente, es conocida en toda la ciudad y los indigentes ya no están dispuestos a esperar, por lo que van directamente a su casa, llamada La Providencia donde son recibidos, alimentados y hospedados. "Más tarde, abrirá una puerta a todos los rechazados, las madres solteras, las esposas adúlteras, las libertinas.
Joris van Lanckvelt, más conocido como Georgius Macropedius, (1487-1558), escribió la comedia Andrisca sobre dos mujeres adúlteras y el drama Hecastus (1539), muy reimpreso y traducido, sobre todo al alemán, incluso por el gran poeta protestante Hans Sachs.
El delfín se encontraba en el centro de los Devotos, un grupo de hombres de mente religiosa que esperaban ganar poder cuando subiera al trono. Estaban en contra de la forma de Luis XV de tener relaciones adúlteras abiertamente en la corte delante de la misma reina.
Los españoles quedaron muy maltrechos y algunos soldados, hartos de tanto sufrimiento, planearon un motín, del que se enteró el gobernador, desembarazándose el mismo. En este punto el autor cuenta sobre las leyes de los indios contra las adúlteras.
El adinerado libertino Harry Horner realiza una campaña para seducir la mayor cantidad de damas respetables que sea posible para que éstas se conviertan en adúlteras y le «pongan los cuernos» a sus esposos: el nombre «Horner» (un juego de palabras en el original, ya que horn en inglés significa cuerno) le sirve al público para darse cuenta de qué está sucediendo.
Por tal causa hallábase libre de competencias su contrincante y era sola en el dominio a que su belleza, sus títulos y su fortuna la habían hecho acreedora; tregua necesaria y providencial, porque los gastos iban en aumento con aquellas rivalidades, y apenas si dejaban al conde desahogo para mantener decorosamente a una muchacha a quien sostenía por lujo y por vanidad, más que por inclinaciones adúlteras y por instintos pecaminosos.
Reconocía él, a pesar de todo, la dificultad de unas relaciones adúlteras por el gran número de servidores que velaban sobre Carita; sintió la imposibilidad, por otra parte, de romper los lazos de su primer amor y que aunque ella quisiera (¡cómo era posible que lo quisiera!) encontraría grave obstáculo en su inexperiencia en materia de infidelidad conyugal.
Me dirijo a personas emancipadas, y no temo llamar las cosas por sus verdaderos nombres: meretrices son las esposas que sin amor se entregan al marido, espúreos son los hijos engendrados entre una pendencia y un ronquido; honradas son las adúlteras que públicamente abandonan al esposo aborrecible y constituyen nueva familia santificada por el amor, legítimos y nobles son los espúreos concebidos en el arrebato de la pasión o en la serena ternura de un cariño generoso.
35 Por tanto, ramera, oye palabra de Jehová: 36 Así ha dicho el Señor Jehová: Por cuanto han sido descubiertas tus vergüenzas, y tu confusión ha sido manifestada á tus enamorados en tus fornicaciones; y á los ídolos de tus abominaciones, y en la sangre de tus hijos, los cuales les diste; 37 Por tanto, he aquí que yo junto todos tus enamorados con los cuales tomaste placer, y todos los que amaste, con todos los que aborreciste; y reunirélos contra ti alrededor, y descubriréles tu vergüenza, y verán toda tu torpeza. 38 Y yo te juzgaré por las leyes de las adúlteras, y de las que derraman sangre; y te daré en sangre de ira y de celo.
Era, pues, un delito tan execrable entre los antiguos romanos éste, que enterraban vivas a las sacerdotisas vestales, convencidas de deshonestidad; y a las mujeres adúlteras, aunque las afligían lo bastante, con todo, no era con ningún género de muerte cruel, pero acostumbraban a castigar con más rigor a los que pecaban contra los sagrarios divinos, que no a los que manchaban los lechos humanos.
No quiero decir, sin embargo, que todas las mujeres que la cantan sean adúlteras; pero sí que, sin darse cuenta, entran en el ámbito del adulterio.
EL TERZERO CASTIGO: Castigo de adúlteras: Preguntaua ci se consentían los dos y para auello de castigar igualmente fue sentenciado a muerte, tirándole con piedras en el citio que le llaman uinpillay .