acrisolado

(redireccionado de acrisolada)
También se encuentra en: Sinónimos.

acrisolado, a

1. adj. Que tiene o se comporta de manera intachable, irreprochable.
2. Se aplica a la cualidad humana positiva que se hace patente cuando se pone a prueba honradez acrisolada; cariño acrisolado.

acrisolado -da

 
adj. Díc. de la actividad humana que puesta a prueba sale mejorada o depurada.

acrisolado, -da

(akɾiso'laðo, -ða)
abreviación
1. cualidad que mejora o se perfecciona por el padecimiento una virtud acrisolada
2. persona que es honrada e íntegra un militar acrisolado
Sinónimos
Traducciones

acrisolado

ADJ (= refinado) → pure
una fe acrisoladaa faith tried and tested
el patriotismo más acrisoladothe noblest kind of patriotism
de acrisolada honradezof unquestionable honesty
Ejemplos ?
Los delegados, que serán patriotas de acrisolada honradez, llevarán al seno de la convención, las ideas y aspiraciones de sus respectivos Estados, y sabrán formular con libertad y sostener con entereza las exigencias verdaderamente nacionales.
Falleció en la Serena, el 18 de Setiembre de 1900, legando a su familia y al pais con las enseñanzas de su vida el noble ejemplo de una virtud acrisolada.
En atención a que se reputa por gloria y honra de la humana lisonja rendirse a todos los contrastes de una verdad acrisolada, cuando resulta en perjuicio sin duda de aquél en quien reina tan monstruoso vicio.
Pero ¿por qué hemos de tomar, por ejemplo, por tipo de la buena sociedad de París a la loreta que sobre ligero y fantástico carruaje va a Bologne a hacer ostentación de las brillantes galas de que la surte el último adulador a quien está arruinando, y no a la honrada señora que, en modesto carruaje 17, se cruza con ella en el camino para ir a llevar un consuelo a la virtud acrisolada por la miseria en una desabrigada buhardilla?
Por amor de doña Eulalia, lo sufrí todo y mayor afrenta hubiera sufrido a ser posible mayor afrenta. Harto he demostrado después mi valor. Acrisolada está mi honra.
De su vida inocente, recta y pura, manantial de virtud acrisolada, de caridad modelo y de ternura, ¡compasión no tuviste, y despiadada a tus furores la inmolaste, ansiosa de ostentar tu potencia malhadada!
Don Narciso, personalmente, tenía fama universal de hombre muy bueno, servicial y de honradez acrisolada, verdadera virtud de lujo, esa, con que, sin perjuicio, le permitía adornarse su gran fortuna.
También han desaparecido los caudillos sanguinarios y los tiranos de antaño, tigres que mataban y degollaban, y sólo quedan ahora, en los pueblos de la Pampa, como gatos monteses cobardes, entre las pajas, caudillos, encubridores de ladrones, o politiqueros imbéciles; hombres excelentes, serviciales y de acrisolada honradez, pero que con sólo dejar que sus amigos embrollen y roben impunemente, por tal de conservarles la poltrona de legislador, donde tan lindo se duerme, acobardan al trabajador, espantan al inmigrante, atajan el progreso, y detienen, por un tiempo, en su marcha adelante, al país entero, peñascos inertes y molestos, caídos en medio del torrente.
Y yo, que soy un español hasta el tuétanoy que mis ideas internacionalistas no han menguado jamás, ¡jamás!, oídlo, ¡jamás!, el amor por mí España, donde nací, y en cuya tierra irán a pudrirse mis huesos, yo quiero llamar a la conciencia de todos, pero singularmente de estos hombres, y pintales ahora ese espectáculo, aparte de aquellos sucesos a que antes me referí, iniciados en una casa relativamente ajena, que no era la propia, y donde nuestra conducta deber ser más acrisolada, y aquellos incidentes posteriores, donde la temeridad ha llegado a arrojar bombas desde los aviones, elevados en Marruecos, casi en los malecones de la plaza de Gibraltar.
N. nos enseñó, perdonando las injurias del que nos ofendió, que es donde se ve acrisolada la virtud y dado de pie al vicio. Muchos ejemplos de este género pudiera relatar, mas, pues no es de nuestro asunto, paso al intento.
Se le concedieron las condecoraciones de la real y militar orden de San Fernando del mérito militar y la gtan cruz de la Real Orden de Isabel la católica, de la Lealtad Acrisolada.
Cierto que no tuvo en el cerebro mucho de lo de Salomón; pero era un celoso pastor de almas, fiel cumplidor de sus deberes y de moralidad tan acrisolada que jamás pecó contra el sexto mandamiento.