acorazarse

acorazarse

(akoɾa'θaɾse)
verbo pronominal
hacerse una persona fuerte Se acorazaba a la hora de defender sus ideas.
Ejemplos ?
El equipo de protección, que inicialmente se limitaba a un casco o yelmo, un escudo, y en su caso una cota de malla (el uso de las grebas para las piernas, propio de la época grecorromana, decayó), fue complicándose con el tiempo, añadiendo una coraza a la que se articulaban piezas cada vez más numerosas, hasta componer armaduras que podían fácilmente pesar más de 25 kg, lo que exigía una particular resistencia tanto a los caballeros como a sus caballos (que también podían acorazarse).
Julián el Pecoso púsose pálido, y se incorporó diciendo con tono que no hablaba nada bien de su bizarría: -Pos no toma usté mu a pecho una broma, ¡camará! Pos diga usté que pa ser amigo de usté se necesita acorazarse como si fuera uno un crucero.
Los blindados son bastante resistentes a los tipos convencionales de munición artillera, y se han desarrollado una serie de proyectiles especiales para sus propios cañones o para la artillería convencional con el fin de destruirlos. La munición perforante más primitiva aparece en las Armadas, ya que los buques de guerra fueron los primeros en acorazarse.
El soldado dispone también de varios tipos de granadas de mano para el asalto y en todo pelotón se dispone de sistemas de lanzacohetes portátiles polivalentes capaces de actuar como contracarro, antibunquer o antipersona, estando generalmente disponibles a nivel de compañía medios más contundentes como misiles guiados portátiles anticarro o antiaéreos para hacer frente a carros de combate o aviación a baja altura. Por otro lado la infantería tiende a mecanizarse y acorazarse lo más posible.